Inicio

Desde 2010, la PAOT advirtió de 62 obras ilegales en la BJ

La Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) advirtió desde 2010, que 62 nuevas construcciones en la delegación Benito Juárez incumplían los niveles permitidos de acuerdo al uso de suelo, pero la autoridad ignoró las recomendaciones.

De acuerdo con el estudio “Impactos Acumulativos por las Nuevas Construcciones en la delegación Benito Juárez”, realizado conforme al Artículo 5º de la Ley Orgánica de la PAOT, dichas construcciones que no cumplían con los niveles máximos permitidos se concentraban en las colonias Álamos, con siete; Narvarte Poniente, con ocho; y San Pedro de los Pinos, con siete 7.

El estudio detalla que hay inmuebles que duplicaron el número de niveles permitidos, como el localizado en Insurgentes Sur 1602, colonia Crédito Constructor, que tenía un uso de suelo para 10 niveles y fueron construidos 22.

Además, en la colonia San José Insurgentes, el edificio marcado con el número 109 de la calle José María Velasco, tenía seis niveles permitidos y se construyeron 17.

Otro ejemplo, es el del inmueble ubicado en la calle de Dakota 95, colonia Nápoles, donde se edificó un complejo comercial, habitacional y de oficinas con 18 niveles, cuando sólo estaban permitidos 11.

Mientras que en Calzada de Tlalpan 550, colonia Moderna, destacan las construcciones aledañas cuatro torres de 16 niveles cada una, destinadas al uso habitacional. Sin embargo, el uso de suelo permitía máximo 10 niveles y se construyeron seis más, con seis departamentos por piso.

La PAOT asentó en el estudio, en poder de El Zócalo DF, que estas cuatro torres sufrieron daños importantes en muros y escaleras con el sismo del pasado 19 de septiembre.

De allí que las 390 familias que habitaban ese multifamiliar fueron desalojadas, una vez que la autoridad declaró el inmueble como inhabitable, hasta en tanto se realicen los estudios estructurales necesarios para determinar si podrá ser reconstruido.

Además, la dependencia detectó 22 nuevas construcciones que, además de incumplir con el uso de suelo, estaban (y están) en zona de riesgo, por localizarse en áreas donde hubo daños mayores en los sismos de 1985.

Las colonas donde se ubica la mayoría de estas construcciones, son Narvarte Poniente y Álamos.

De acuerdo con el Reglamento Interior de la Administración Pública del Distrito Federal, la Dirección General de Obras y Desarrollo Urbano delegacional tiene entre sus atribuciones:

“Revisar los datos y documentos ingresados para el registro de las manifestaciones de construcción e intervenir en la verificación del desarrollo de los trabajos, en los términos de la Ley del Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal; otorgar el registro de las obras ejecutadas sin la manifestación de construcción; expedir licencias de construcción especial; y las demás que se le otorguen en materia de construcciones”.

De allí que en todas las construcciones que se desplomaron el pasado “martes negro” del 19 de septiembre, funcionarios de las delegaciones políticas tienen responsabilidad, dado que no cumplieron con lo establecido por la ley, aun cuando digan lo contrario la actual delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum Pardo, y el ex delegado en Benito Juárez, Jorge Romero Herrera, actual asambleísta del PAN.

ShareThis