Inicio

Entre lo práctico y lo ideológico

Han sido derrumbadas las barreras ideológicas que al menos en lo formal, celosamente se cuidaban tras candados y cerrojos. El PRI ha aceptado que su abanderado para el 2018, pueda ser un no priista o al menos, un priista simpatizante o de nuevo cuño y sin haberse probado en las urnas. Esto, podría parecer poco relevante pues al fin, siempre han puesto a quien han querido. Sin embargo, no sólo el abanico de suspirantes se ha ampliado.

Más allá de que dos o tres personajes del gabinete puedan ahora, jugar válidamente rumbo a la silla grande con la apertura aprobada, el PRI creó una válvula con la que lo veremos jugar rumbo a las definiciones políticas que hacia octubre se deben dar.

Esta válvula, permitirá al referido instituto político en el futuro próximo, jugar literalmente con su baraja para incluir o retirar, encartar o descartar, según ello convenga, a uno u otro potencial candidato presidencial tricolor. Con tal de ser incluidos o encartados, veremos a los que se crean con derecho de acceder a los Pinos, golpeándose por debajo de la mesa por sacar la cabeza y hacerse visibles.

Adicionalmente, es claro que esa válvula tiene un operador, un dueño. El canciller Videgaray, uno de los hombres más cercanos al grupo del Presidente, cuenta con dos caballos para la carrera que se aproxima y así, aumenta sus posibilidades de permanecer en una situación de influencia de cara a lo que haya de venir, es decir, a las decisiones que hayan de resultar en las definiciones políticas que van a informar los destinos del Revolucionario Institucional.

A pesar de ello, la pregunta relevante es quizá, si esta válvula estatutaria será suficiente para dotar de oxígeno y viabilidad al PRI que en este sexenio llevó la inflación a niveles que no habíamos tenido en más de diez años, ese que no ha salido de un escándalo de corrupción cuando ya se encuentra entrampado en el siguiente, ese que se presentó vestido de novedad pero que ha probado una y otra vez, que si se renueva, lo hace para no cambiar.

Y es que por ejemplo, ver a Manlio en la mesa de Visión de Futuro, es una evidente contradicción que sin embargo, ocurrió. Las cosas ya estaban encaminadas, decididas. Las mesas fueron forma, ya no fondo.

Una vez más, las ideologías son hechas de lado. Se privilegia el éxito o la supervivencia política, la congruencia es algo que pareciera estorbarles a los integrantes de nuestro sistema de partidos.

Era la reacción obvia, el paso natural. De eso no hay duda. Ante la eventual creación de un Frente Amplio Democrático, el PRI debía reaccionar de modo tal, que se permitiera mayor juego, más amplio margen de maniobra rumbo a la batalla venidera.

El famoso dedazo se ha institucionalizado. Se ha vuelto a posibilitar con esta modificación que hizo el PRI. El Presidente recobra así su posibilidad de decidir e influir en la sucesión. Las facultades metaconstitucionales del Ejecutivo se manifiestan de forma material y frente a todos.

El dedazo, ya partió una vez al PRI en los ochentas. Sin embargo, en esta ocasión no se vislumbra al menos en breve, una fractura como la de entonces. Y es que por lo general, los tricolores pueden tener de todo pero suelen ir unidos al final. No son tribales y no confunden la democracia interna con pleitos entre grupos que no sanan a tiempo y por ende, los afectan a todos.

Lo cierto es, que en todas las trincheras se sacuden o han sacudido eso que les estorba para contender por la mayor presea el año entrante pero en un proceso electoral por iniciar, ese peso excesivo que era un lastre y que ya saben que en cualquier caso, al electorado parece no importarle mucho pues a pesar de ello, acude a las urnas a sufragar. Se han despojado de los principios.

Hago votos porque lxs ciudadanxs no hagamos lo mismo. Porque veamos los pendientes y las deudas que la clase política tiene para con nosotros y exijamos sin callar, sin ceder un trecho más. Hartazgo, es una palabra que no puede alcanzar a describir el nivel al que nos han llevado en este sexenio.

Hoy, quieren votos y no hay Fiscal Anticorrupción porque no les convenía, quieren nuestra preferencia pero hay socavones provocados y no sólo en tramos carreteros sino en instituciones clave, quieren nuestro apoyo pero la nueva generación de priistas que nos vendieron salió podrida, quieren votos y pretenden que nos afecte una amnesia colectiva y que dejemos pasar todo lo que han hecho, todos ellos.

Lo invito como ciudadanx, no olvidemos los principios nosotros, amable lector.

Mtro. Marcos Joel Perea Arellano

Abogado por el ITAM (Summa Cum Laude; 2001). Egresado del Colegio Alemán Alexander von Humboldt.

Diplomado en Parlamentos, Democracia e Integración, por la Organización de Estados Americanos (OEA), el ITAM, State University of New York y el Parlamento Centroamericano.

Mtro. en Ciencia Política por The University of Birmingham, Inglaterra (Becario de excelencia del Gobierno Británico bajo el esquema British Council Chevening Scholarships del 2002 al 2003 énfasis en políticas públicas sociales, diseño institucional, análisis político, teoría democrática, teorías de justicia e historia de las ideas).

Colaboró en la Secretaría de la Función Pública federal como Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007-2008); Director de Responsabilidades Zona Norte en la Secretaría de Educación Pública (2008-2009); Titular del Área de Quejas en la Secretaría de Educación Pública (2009-2010) y Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en el Instituto Mexicano del Petróleo (2010-2012).

Actividades Académicas. Ha impartido cátedra de Teoría Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el ITAM de derecho empresarial a nivel licenciatura. A nivel Posgrado, ha impartido el módulo de Procedimiento de Responsabilidades Administrativas en el Diplomado respectivo, tema respecto del cual, realiza investigación independiente y ha sido ponente en diversos foros federales y locales a invitación de instituciones públicas y privadas. Desde enero de 2015 es catedrático en la Universidad Anáhuac (Campus México Sur) de la asignatura de Evolución de los Sistemas Jurídicos.

Actualmente, es asesor jurídico-político del Consejero Electoral Lezama Barreda en el Instituto Electoral del D.F.; abogado litigante y consultor en derecho administrativo disciplinario, estrategias digitales de candidatos y vinculación ciudadana.

Síguelo en Twitter:@MJPereaA