Inicio

Jugando con las definiciones

Supongo que a Usted también le pasa.

Y es que echar una mirada a la clase política local y nacional, que por definiciones constitucionales confluyen en la Ciudad de México, es como estar en un circo de tres o más pistas. Los eventos de estas semanas recientes nos hablan de que esta temporada, el espectáculo incluirá atracciones nuevas. ¡El circo viene recargado!

Con un místico y obviamente, secreto procedimiento de unción, los “morenos” por un lado, dicen que escogen “Coordinadores de organización” cuando todos, sabemos que lo que escogieron desde ahora, para darle mayor tiempo de exposición, fue a la eventual candidata que legal y formalmente, tendrá en su debido tiempo tal carácter, con independencia de cómo le llamen entre amigos, adversarios, morenistas o en su casa.

Juegan con las definiciones y se cuidan de no hablar de candidatos para no incurrir en la ilegalidad, esa que en apariencia y fachada dicen observar, esa que se resana una y otra vez con cuadrillas desgastadas y materiales de tercera, como si no importase qué tan grandes o estructurales son las fracturas.

Los amarillos, contestan el gancho con la señora Barrales y así, el cartel se pone aún mejor. Científicos contra no científicos. Técnicos contra rudos. El problema, es que la porra de los rudos se ha ido vaciando y seguramente, seguirá perdiendo integrantes porque en esto del circo político, las lealtades, los cariños, los amores, los romances, las pasiones, las aficiones y los gustos no son como en los deportes, esa área de la actividad humana privada en la que aún siendo del todo ilógico, puedes llegar a comprender que tres amigos como los que todos tenemos, no le pierdan la fé al Cruz Azul, por ejemplo. Claro que no, en lo político, las filias y las fobias si se mudan y se adaptan a conveniencia. La soledad y el frío de la calle, no son opción si se pueden colgar de otro trolebús para viajar de mosca otro ratito.

Los blanquiazules se pronuncian indignados porque el honor del líder se ha mancillado con pronunciamientos falsos e imputaciones inaceptables, lanzadas desde la trinchera tricolor; ello, por no ceder en el tema del pase automático del Fiscal General de la Nación. Esto último que hoy nos venden con grandilocuencia, me parece que en todo caso, es y siempre fue un deber en congruencia. Por otro lado, la calumnia lanzada busca que como el dicho reza, algo de ella quede.

En todo caso, la publicación de la que emanó la indignación, amén de que pueda o no contener imprecisiones en tiempos y demás, quizá nos debería cuando menos, llamar a reflexionar sobre el porcentaje de nuestra población que puede en un periodo inferior a dos décadas, acrecer su patrimonio en tal proporción (más de 1000%) y de forma agregada (es decir contemplando no sólo una familia nuclear sino extendida). Otra vez, un juego de definiciones que se usan de modo estricto o amplio según se requiera.

Porque vamos, seamos honestos. Tal crecimiento y desbordada bonanza económica en un país en crisis desde los setentas, no tienen que lograrse de forma directamente ilegal, eso es claro. Pero igualmente claro es, que no podemos ser tan inocentes como para creer que el poder concede sólo dinero. Por el contrario, eso es sólo uno de los muchos productos y beneficios que con él se obtienen.

El poder político en este país, dota a quienes lo detentan de derechos de preferencia no establecidos en norma alguna y “oportunidades de negocio”, a las que no tienen acceso los emprendedores privados promedio; esos que luchan por mantener a flote año con año su proyecto y no reciben crédito a la palabra o por su apellido. La diferencia, puede ser tan sutil o tan profunda como que en caso de requerir financiamiento, a los primeros les toma la llamada el propio Presidente de cualquier banco y los segundos, deben formarse de sucursal en sucursal.

Por su parte, la pista tricolor busca no hacer mucho ruido y aprovechar que en las otras, la función se está encendiendo. Ellos simplemente hablan de logros y cumplimientos en los cortometrajes (porque no son spots) que el gobierno federal usa actualmente como campaña de comunicación social, con miras al quinto Informe de Gobierno. Las heridas del gobierno son muchas por la corrupción descarada que esta administración trajo de nueva cuenta al circo. Pero intentar taparlas con el despilfarro evidente y ante los ojos de todos, a través de micro novelas en las que nada casualmente predomina el color rojo, pareciera un despropósito y una abierta burla a definiciones constitucionales y legales en materia electoral. Sin embargo, quizá es que también se requieren bufonadas en un circo.

Así que veamos los malabares, observemos cómo usan el lenguaje y juegan con las definiciones haciendo piruetas en el aire para acomodarlas en posiciones y lugares inimaginables. Disfrute el espectáculo porque al fin, ya pagamos por la función.

Mtro. Marcos Joel Perea Arellano

Abogado por el ITAM (Summa Cum Laude; 2001). Egresado del Colegio Alemán Alexander von Humboldt.

Diplomado en Parlamentos, Democracia e Integración, por la Organización de Estados Americanos (OEA), el ITAM, State University of New York y el Parlamento Centroamericano.

Mtro. en Ciencia Política por The University of Birmingham, Inglaterra (Becario de excelencia del Gobierno Británico bajo el esquema British Council Chevening Scholarships del 2002 al 2003 énfasis en políticas públicas sociales, diseño institucional, análisis político, teoría democrática, teorías de justicia e historia de las ideas).

Colaboró en la Secretaría de la Función Pública federal como Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007-2008); Director de Responsabilidades Zona Norte en la Secretaría de Educación Pública (2008-2009); Titular del Área de Quejas en la Secretaría de Educación Pública (2009-2010) y Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en el Instituto Mexicano del Petróleo (2010-2012).

Actividades Académicas. Ha impartido cátedra de Teoría Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el ITAM de derecho empresarial a nivel licenciatura. A nivel Posgrado, ha impartido el módulo de Procedimiento de Responsabilidades Administrativas en el Diplomado respectivo, tema respecto del cual, realiza investigación independiente y ha sido ponente en diversos foros federales y locales a invitación de instituciones públicas y privadas. Desde enero de 2015 es catedrático en la Universidad Anáhuac (Campus México Sur) de la asignatura de Evolución de los Sistemas Jurídicos.

Actualmente, es asesor jurídico-político del Consejero Electoral Lezama Barreda en el Instituto Electoral del D.F.; abogado litigante y consultor en derecho administrativo disciplinario, estrategias digitales de candidatos y vinculación ciudadana.

Síguelo en Twitter:@MJPereaA