Inicio

La Guardia Nacional en la capital

El banderazo de inicio de actividades de la Guardia Nacional, fue dado este cinco de julio en la Alcaldía Iztapalapa por parte de la Jefa de Gobierno y las autoridades de dicha demarcación.

Amén de los cuestionamientos a la corporación recién conformada, es importante señalar que los índices de violencia en la capital se han disparado y que la presencia de elementos en zonas como Iztapalapa, Cuauhtémoc, Xochimilco, Tláhuac, Gustavo A. Madero y otras con gran incidencia delictiva, puede hacer una diferencia si como se dijo, existe la debida coordinación con la policía capitalina.

La ola de secuestros, homicidios y otros delitos violentos, han llamado la atención de la sociedad y avivado las exigencias por el cumplimiento del primer deber del gobierno, proveer seguridad.

A lo largo de esta semana, se dijo, se sumarán otros cuatrocientos cincuenta elementos de la Guardia Nacional a las tareas de seguridad en nuestra ciudad. El trabajo que está llamada a realizar ola corporación, no es de patrullaje sino de operativos estratégicos de inteligencia que tendrán por objeto el quirúrgico desmantelamiento de la delincuencia organizada para paliar la grave situación de violencia e inseguridad en la que vivimos.

Es importante resaltar, que la coordinación con las fuerzas locales y federales, implica de entrada, un reconocimiento respecto de la presencia de cárteles operando en nuestra ciudad y además, una voluntad por resolver dicho problema.

No debemos olvidar que Mancera negó irresponsablemente y en todo momento, que los cárteles tuvieran presencia en la capital del país. Esto, claro, fue por motivos políticos y proselitistas en su momento. Se maquillaron cifras y se ocultó la información con tal de no asustar a la población pero también, con el objeto de no enturbiar y afectar carreras políticas específicas, como la suya.

Ahora sin embargo, para nadie es un secreto que zonas como la colonia Morelos y otras tantas en la alcaldía Cuauhtémoc por poner un ejemplo, son zonas de operación de grupos delincuenciales que incluso, a través de mantas y cartulinas manifiestan su presencia atribuyéndose diversos ilícitos.

Las acciones que de modo coordinado realice la Guardia Nacional con el Ejército y la Marina, pueden ayudar a resolver el problema y de modo efectivo, contener la tendencia a la alza en la comisión de delitos que nos asoman y tienen válidamente preocupados. Y es que hay zonas que son tierra de nadie, espacios que se han perdido por la sociedad por la inseguridad que en las mismas prevalece al tratarse de áreas donde ni la policía se atreve a entrar.

El mensaje debe ser claro, cero tolerancia a la delincuencia y apoyo a los ciudadanos. Sólo de ese modo, cobraremos confianza en la nueva corporación.

Pero también, debemos ser claros en que poco se avanzará si no hay denuncia, si no hay modos de participación ciudadana para como se dice comúnmente, cerrar la pinza desde nuestro lado.

Los temores a denunciar se sustentan en las represalias que muchas ocasiones viven o han padecido quienes se atreven a hacerlo. Eso es algo en lo que también debe avanzarse, debe haber certeza para el denunciante y promoverse su anonimato a través de instrumentos jurídicos y materiales que le garanticen que no padecerá por virtud de colaborar con las autoridades.

Si como ciudadanos no comprendemos esto, la corporación poco podrá hacer aquí y en cualquier región en la que tenga presencia mientras sigamos en un ambiente de hermetismo ciudadano fundado en el temor. Pero hasta para ello, deben crearse condiciones.

Mtro. Marcos Joel Perea Arellano

Abogado por el ITAM (Summa Cum Laude; 2001). Egresado del Colegio Alemán Alexander von Humboldt.

Diplomado en Parlamentos, Democracia e Integración, por la Organización de Estados Americanos (OEA), el ITAM, State University of New York y el Parlamento Centroamericano.

Mtro. en Ciencia Política por The University of Birmingham, Inglaterra (Becario de excelencia del Gobierno Británico bajo el esquema British Council Chevening Scholarships del 2002 al 2003 énfasis en políticas públicas sociales, diseño institucional, análisis político, teoría democrática, teorías de justicia e historia de las ideas).

Colaboró en la Secretaría de la Función Pública federal como Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007-2008); Director de Responsabilidades Zona Norte en la Secretaría de Educación Pública (2008-2009); Titular del Área de Quejas en la Secretaría de Educación Pública (2009-2010) y Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en el Instituto Mexicano del Petróleo (2010-2012).

Actividades Académicas. Ha impartido cátedra de Teoría Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el ITAM de derecho empresarial a nivel licenciatura. A nivel Posgrado, ha impartido el módulo de Procedimiento de Responsabilidades Administrativas en el Diplomado respectivo, tema respecto del cual, realiza investigación independiente y ha sido ponente en diversos foros federales y locales a invitación de instituciones públicas y privadas. Desde enero de 2015 es catedrático en la Universidad Anáhuac (Campus México Sur) de la asignatura de Evolución de los Sistemas Jurídicos.

Actualmente, es asesor jurídico-político del Consejero Electoral Lezama Barreda en el Instituto Electoral del D.F.; abogado litigante y consultor en derecho administrativo disciplinario, estrategias digitales de candidatos y vinculación ciudadana.

Síguelo en Twitter:@MJPereaA