Inicio

Una segunda alternancia

Los números lo han hecho incuestionable. Los otros dos contendientes, concedieron anticipadamente en su derrota y ello, es parte del juego democrático.

Se abre paso la posibilidad de una segunda alternancia. Posibilidad forjada golpe a golpe en el hartazgo de la gente ante una corrupción desbordada que incluso, dejó de lado el factor económico como elemento que pudiera valorar el electorado. En efecto, la corrupción fue tal, que el crecimiento económico, la estabilidad, la disciplina fiscal y el menor desempleo en muchos años, no resonaron en el votante.

Esta segunda alternancia es ahora hacia la izquierda. El único sector del espectro político que no había detentado el poder desde la reforma política de 1996. No hubo carro completo para Morena en el Congreso, pero los números sumados de los partidos que se presentaron de modo conjunto en la coalición triunfadora y la lógica de las campañas, permite pensar razonablemente que seguirán jugando del mismo lado.

Los números y resultados, no implican que se haya dado un cheque en blanco al candidato triunfador. Al final, más de la mitad de los votantes escogieron otra opción. Sin embargo, si se trata, en una óptica meramente política, de la concesión de un margen de acción muy importante y que deberá implicar el compromiso de saber curar la división nacional y aprovechar el capital político con que se llega, para asumir la responsabilidad de recomponer las cosas no de un modo superficial, sino de raíz.

La inacción y la tibieza con tanta manga ancha concedida, sería lo peor que nos podría pasar. La participación de la ciudadanía no deberá menguar sino antes, crecer. Los ex contendientes tendrán que reubicarse en una oposición que estará dividida entre los que primero, deberán asumirse como tal y los que deberán rescatar lo que quedó (o dejaron) de sus institutos políticos; pero ambos, deberán cuestionarse y auto criticarse fuertemente, reorganizarse ante un nuevo estilo de gobernar y probar el modo en que deberán operar ellos mismos y los canales que habrán de usar. Su capital político ha disminuido y su capacidad de interlocución por las viejas vías, también.

La voz del ciudadano se ha expresado. La democracia es un tema de mayorías. Se espera mucho de cada nuevo gobernante y esta no es la excepción. Las expectativas de la gente son altas. Las promesas han sido muchas y creo que todos sabemos que urgen cambios que deriven en una mayor equidad y el aumento de nuestras posibilidades como país, para prosperar en el futuro. Participemos todos y avancemos.

Mtro. Marcos Joel Perea Arellano

Abogado por el ITAM (Summa Cum Laude; 2001). Egresado del Colegio Alemán Alexander von Humboldt.

Diplomado en Parlamentos, Democracia e Integración, por la Organización de Estados Americanos (OEA), el ITAM, State University of New York y el Parlamento Centroamericano.

Mtro. en Ciencia Política por The University of Birmingham, Inglaterra (Becario de excelencia del Gobierno Británico bajo el esquema British Council Chevening Scholarships del 2002 al 2003 énfasis en políticas públicas sociales, diseño institucional, análisis político, teoría democrática, teorías de justicia e historia de las ideas).

Colaboró en la Secretaría de la Función Pública federal como Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007-2008); Director de Responsabilidades Zona Norte en la Secretaría de Educación Pública (2008-2009); Titular del Área de Quejas en la Secretaría de Educación Pública (2009-2010) y Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en el Instituto Mexicano del Petróleo (2010-2012).

Actividades Académicas. Ha impartido cátedra de Teoría Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el ITAM de derecho empresarial a nivel licenciatura. A nivel Posgrado, ha impartido el módulo de Procedimiento de Responsabilidades Administrativas en el Diplomado respectivo, tema respecto del cual, realiza investigación independiente y ha sido ponente en diversos foros federales y locales a invitación de instituciones públicas y privadas. Desde enero de 2015 es catedrático en la Universidad Anáhuac (Campus México Sur) de la asignatura de Evolución de los Sistemas Jurídicos.

Actualmente, es asesor jurídico-político del Consejero Electoral Lezama Barreda en el Instituto Electoral del D.F.; abogado litigante y consultor en derecho administrativo disciplinario, estrategias digitales de candidatos y vinculación ciudadana.

Síguelo en Twitter:@MJPereaA