Inicio

Una Reforma Política más

Desde el anuncio -en el marco de los compromisos del Pacto por México- de una nueva reforma político-electoral, se han intensificado cada vez más los espacios para el debate y han surgido un conjunto de medidas tanto para el ámbito federal como local, una de las más polémicas; es sin duda, la que plantea la creación de una autoridad electoral de carácter nacional con una legislación única, que se encargue tanto de las elecciones federales, como de las estatales y municipales, la creación de este Instituto, el INE, así como su operación es un tema verdaderamente preocupante para la vida política del país.

Es muy importante mencionar que la intención de transformar los órganos electorales tiene un objetivo preciso, el centralismo. La creación del Instituto Nacional Electoral por sí sólo, no va a mejorar la vida institucional y la débil democracia que tiene nuestro país. Porque el centralismo que pretende establecerse llevará consigo la disminución de atribuciones a los estados y la concentración del poder en un solo órgano, situación que va en contra del Federalismo y que implicaría un retroceso democrático para el país al eliminar a las autoridades electorales locales que fueron pioneras y avalaron los procesos de alternancia en el gobierno.

Es un hecho que la democracia en México es una democracia débil, incipiente, es una democracia que nos ha demostrado que no garantiza la transparencia de los procesos electorales, no hay que olvidar que el Partido de la Revolución Democrática ha sufrido dos fraudes, el fraude de 1988 y el fraude del 2006, todos sabemos lo que sucedió en esos procesos, en el último, el contubernio de los consejeros en conjunto con los tribunales electorales, le dieron el triunfo a quien no ganó.

Pero no es centralizando las decisiones en un órgano como el que están planteando, como se van a resolver los conflictos electorales, no es quitándole las atribuciones a los gobernadores, si bien es cierto, se tienen que fortalecer los contrapesos, restándole también poder al presidente y a los partidos políticos, para que verdaderamente se pueda establecer una democracia transparente, autónoma, que garantice que el voto ciudadano se va a contar y se va a contar bien, y que los institutos electorales tanto de los Estados como el Federal serán garantes de la gobernabilidad de un país en una profunda crisis como el nuestro.

Ningún organismo electoral funcionará en tanto los partidos políticos representados en el Congreso elijan por cuota a los consejeros y magistrados, por ello, es indispensable establecer métodos y criterios diferentes para elegir los perfiles de quiénes integrarán los organismos electorales. Además, se deben buscar los mecanismos para lograr la participación decidida de las organizaciones de la sociedad civil y de la opinión pública en general y de esta forma avanzar en la construcción de un sistema político que represente a la sociedad en su conjunto, o de lo contrario, difícilmente lograremos alejarnos de la simulación.

enrva@yahoo.com.mx / Twitter: @enrva / Facebook: enrique.vargasanaya

Enrique Vargas Anaya

Nació el 19 de Julio de 1956 en el Distrito Federal.

Cursó la licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En su experiencia profesional aparecen diversos cargos como guionista de televisión para los programas Nosotros los Trabajadores y Semana Laboral, y colaborador en los periódicos El Nacional y La Jornada y jefe de redacción del Semanario Punto.

Dentro del ámbito profesional también desempeñó cargos como Director de Comunicación Social de la Fracción Parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados en 1991 y Director de Comunicación Social de la Fracción del PRD en la Asamblea de Representantes del Distrito Federal en 1994.

En 1995 fue Consejero Ciudadano en el órgano electoral en Azcapotzalco que eligió a los Consejeros Ciudadanos del Distrito Federal.

En 1996 fue electo Presidente del PRD en Azcapotzalco.

En 1998 fue nombrado Secretario Técnico de la Secretaría General del PRD en el Distrito Federal.

En el 2000 fue nombrado Subdirector de Apoyo a Procesos Electorales en el Gobierno del Distrito Federal.

Fue Diputado Local en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal en el periodo 2006-2009, donde presidió la Comisión de Hacienda, donde se autorizaban los montos de impuestos, pagos de derechos y otros ingresos del Gobierno del Distrito Federal.

Como legislador participó activamente en la discusión y aprobación de la Ley de Sociedades en Convivencia, la Despenalización del Aborto antes de las 12 semanas de gestación.

También gestionó que la Cámara de Diputados autorizara que se triplicaran los recursos del Fondo Metropolitano para obras urgentes en beneficio de los ciudadanos del DF y el Estado de México, también participó en las negociaciones para incrementar los recursos financieros para las 16 delegaciones del Distrito Federal.

Ex delegado en Azcapotzalco y candidato a presidente del PRD-DF.

También es presidente de la Asociación de Autoridades Locales de México A. C. (AALMAC) que agrupa a los alcaldes de izquierda en el país, cargo en el que ha impulsado la distribución equitativa de recursos a los municipios, la creación de un fondo general para la seguridad pública municipal, eliminar la exención de contribuciones locales para aeropuertos, CFE, Telmex, Pemex y autopistas.

Al frente de AALMAC es promotor de la reforma política en el Distrito Federal para dar autonomía financiera a las 16 delegaciones y a nivel nacional para fortalecer a los municipios que son la autoridad más cercana a la población.

Síguelo en Twitter: @ENRVA