Inicio

El Leviatan

Por Manuel Avalos

Al atorón legislativo

El “atorón legislativo” en el final del actual periodo ordinario de sesiones de las cámaras del Congreso de la Unión era un escenario esperado, a pesar de que los líderes parlamentarios de todos los partidos pregonaron hasta el último momento que el paquete de reformas secundarias en materia electoral, telecomunicaciones, la reforma política del DF y la energética se aprobaría al cierre del 30 de abril.

La política lumpen

La Ciudad de México tiene enfrente un escenario difícil en su futuro político, la coyuntura en la cual el bloque de la izquierda que se ha mantenido en el gobierno desde 1997 parece fracturarse o por lo menos atomizarse, por la disputa en momentos virulenta de las llamadas tribus del partido en el gobierno (PRD) que están minando el gobierno de Miguel Mancera, que llegó a la Jefatura de Gobierno con la más alta votación de la historia de la joven vida electoral de la Ciudad de México.

Pero hay otro tema que empieza gravitar de manera amenazante para la vida del Distrito Federal y que podría convertirse en un factor que podría desbarrancar el programa de gobierno de Miguel Mancera: la delincuencia que se asoma en los linderos del DF, las bandas de criminales que asolan las 16 delegaciones y que buscan penetrar las estructuras policíacas, los gobiernos delegacionales, los partidos y las organizaciones sociales.

La purga

Las purgas internas en los partidos de la izquierda es una de las constantes históricas que reflejan una cultura política arraigada en estas organizaciones. En nuestro país, la división y el sectarismo han sido los principales obstáculos para el éxito de un proyecto de la izquierda a lo largo de la historia, como lo evidencian los intereses patrimonialistas que predominan en las diferentes organizaciones y partidos.

Este síndrome que por momentos pareció disminuir en la historia reciente, se recrudeció en el partido de mayor presencia nacional que es el PRD, a partir de de los comicios presidenciales del 2012, con la salida de sus filas de su principal dirigente y dos veces candidato a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, que decidió conformar su propia organización política (Morena), la cual seguramente participará en los comicios del 2015, al obtener su registro como partido político nacional.

El suicidio político de Marcelo

Más allá de las derivaciones e implicaciones legales que tiene el escándalo de la construcción anómala de la llamada Línea Dorada del Metro, la obra magna de un conjunto de proyectos de desarrollo urbano que identificaron al sexenio del gobierno de Marcelo Ebrard, y que parecía ser gran activo de su capital político para sus aspiraciones futuras, ya sea en la búsqueda de la dirigencia nacional del PRD o incluso como candidato a la presidencia de la República para el año 2018, como el mismo lo ha manifestado abiertamente, desafortunadamente para su agenda personal, parece convertirse en un frankestain que no solo terminó con buena parte de ese capital político, sino también podría llevarlo a su suicidio político.

Manuel Avalos
Periodista con estudios en Ciencia Política en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, con más de 30 años de trayectoria y experiencia laboral en medios como Radio Mil y Televisa, en Contenidos Educativos de Publicaciones y Bibliotecas de la SEP, como analista en medios en el antiguo DDF, y oficinas de comunicación en la Secretaría de Salud, Secretaria de Gobernación, en la Dirección de Información de la II Legislatura de la ALDF.

En el ámbito de la comunicación política, una amplia experiencia en campañas electorales, estrategia de medios y de asesoría en el manejo del discurso político.