Inicio

Democracia espejo

La creación de nuevos partidos no siempre está ligada con alternativas novedosas o con la intención de dar mejores opciones a los ciudadanos. En ocasiones, algunos viejos líderes consideran crear un nuevo partido cuando en aquel, o aquellos, en los que militaron ya no encuentran espacios para representar sus intereses o perciben dificultades para obtener posiciones políticas tanto al interior como al exterior.

La democracia y la ciudadanía se verían beneficiadas si a través de los nuevos partidos se generaran alternativas reales capaces de dar causes a las demandas de la sociedad que no se ven reflejadas en las propuestas existentes.

La oferta de proyectos ideológicos, propuestas claras de gobierno alimentarían al sistema político y electoral del país, desafortunadamente, hay proyectos de grupo que no buscan más que beneficiarse de las prerrogativas o seguir obteniendo espacios de poder, sin pensar en la representación de los ciudadanos.

En realidad, más allá de reflexionar argumentan en la cantidad de los partidos, habría que evaluar la democracia que se vive al interior de los ya existentes, porque lo que se quiere construir hacia afuera debe comenzar desde el interior.

Actualmente se escuchan voces que hacen referencia a las renovaciones o refundaciones de más de uno de los principales partidos políticos en México. Para ello hay que pensar en cómo se vive y se practica la democracia en sus procesos internos.

La democracia interna de los partidos es, a veces, poco valorada por quienes consideran que la eficacia o el éxito en las urnas no está ligada con los métodos de selección de candidatos o la participación de la militancia en la toma de decisiones.

Al poner sobre la mesa la idea de refundar o replantear la vida partidista debería prevalecer una idea similar a la que planteó John Rawls en su libro Teoría de la Justicia, al proponer como necesario un velo de ignorancia al participar en el establecimiento de un nuevo contrato social, de nuevos acuerdos en beneficio de la sociedad. Una posición original en la que quienes participan dejan de lado sus intereses y se desprenden de condiciones particulares para garantizar la equidad y la justicia igualitaria.

En caso de ignorar las voces críticas al interior, los ejercicios representan mejor la teoría del la Ley de Hierro de la Oligarquía de Robert Michels, en la que los militantes únicamente pueden participar para validar o legitimar decisiones ya tomadas por unos cuantos, concentrando permanentemente el poder en una minoría.

No se puede desvincular la democracia a interior de los partidos políticos de la efectividad en las urnas. Finalmente, es una democracia espejo en la que no se puede buscar acercamiento con la ciudadanía sin hacerlo con la militancia.

Los partidos políticos deben ser impulso y también reflejo de la democracia que se vive en México abrir sus puertas a los ciudadanos que buscan participar y ser actores en la toma de las decisiones, en la definición del rumbo y en la acción para construir un mejor país.

Obdulio Ávila
Obdulio Ávila Mayo nació el 17 de Octubre de 1974, es Licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma.

Ingresó al partido Acción Nacional el 14 de Septiembre de 1994.

En el 2009 Obdulio Ávila Mayo fue candidato a la Jefatura Delegacional de Coyoacán.

Es consejero regional y nacional desde 2004. Asimismo, es miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PAN a propuesta del Presidente del PAN Germán Martínez, desde 2007.

Síguelo en Twitter: @obdulioA