Inicio

¿A dónde va el tren?

La movilidad y el transporte de personas en la Ciudad de México ha dejado de ser un tema secundario para tornarse en una cuestión de vital importancia, de seguridad, de salud, económica y hasta cultural. La productividad de la Ciudad, así como la calidad de vida de sus habitantes, está directamente ligada a la eficiencia del transporte.

Existe una cantidad de problemas que pueden generarse a raíz de no contar con un sistema de movilidad eficaz en una ciudad tan densamente poblada como la Ciudad de México. Cuantiosas pérdidas económicas derivadas de las horas hombre que se destinan solamente a transportarse y el cansancio producido por éste, traduciéndose en un bajo rendimiento laboral; problemas sociales a causa del menor tiempo de los padres de familia con sus hijos, abriéndoles espacios a los adolecentes con falta de atención para refugiarse en las adicciones; problemas de salud por la alta tensión que se desarrolla al perder tiempo considerable en los trayectos, son tan sólo algunas de las consecuencias de una transportación deficiente en una metrópoli.

En este sentido, se debe considerar al tema del transporte como un tema prioritario, al ser un detonador de situaciones adversas o un medio y vehículo para la prosperidad y desarrollo.

En una urbe como la Ciudad de México es absolutamente indispensable contar con un transporte público que conecte no solamente las zonas residenciales con los lugares de trabajo, sino también con los centros de estudio. Que también atienda retos metropolitanos para quienes viven, trabajan, pasean o tan sólo duermen en el Distrito Federal. El metro de la Ciudad de México, junto con un verdadero impulso al transporte público es un pendiente de varias administraciones.

El metro con su aparición en Londres y Nueva York desde el siglo XIX, ha presentado diversas ventajas. Es un medio con gran conectividad debido a las cuantiosas líneas y estaciones con las que puede contar; en México como en ninguna otra gran ciudad es barato y su rapidez se suma a las grandes ventajas.

Es un reductor importante de tráfico vehicular en las calles, generando mayor movilidad en la superficie y es también un medio de transporte ecológico al funcionar con electricidad y aminorar las emisiones de gases contaminantes, entre otros beneficios.

La Línea 12 del metro transportará desde Mixcoac hasta Tláhuac, con una longitud de 25.4 kilómetros. Esta nueva obra, es el resultado de la disposición de los Gobiernos Federal y del Distrito Federal, aportando el primero 13,200 millones de pesos, 7,500 a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y 5,700 a través de fondos federales, contribuyendo de esta manera con el 55.8% del total de los recursos invertidos.

Esto representa un avance importante en materia de conectividad en la Ciudad de México, ya que habilita nuevas estaciones en zonas en donde anteriormente no se contaba con este servicio. De esta manera, la participación de los gobiernos genera una mejor calidad de vida para sus habitantes, a través de transporte público de alta tecnología, eficiente y de bajo costo.

Todos viajamos en el mismo tren, por lo que la suma de voluntades y el trabajo conjunto en beneficio de los ciudadanos redundará en una mejor calidad de vida. La próxima estación, la estación final debe ser la de un México competitivo, moderno y que llegue a buen puerto, vamos en el carril correcto y a buena velocidad.

Obdulio Ávila
Obdulio Ávila Mayo nació el 17 de Octubre de 1974, es Licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma.

Ingresó al partido Acción Nacional el 14 de Septiembre de 1994.

En el 2009 Obdulio Ávila Mayo fue candidato a la Jefatura Delegacional de Coyoacán.

Es consejero regional y nacional desde 2004. Asimismo, es miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PAN a propuesta del Presidente del PAN Germán Martínez, desde 2007.

Síguelo en Twitter: @obdulioA