Inicio

La insoportable impunidad del ser

El primero de diciembre, un grupo de personas fue destruyendo a su paso mobiliario urbano y bajo el pretexto de avalar una protesta social participaron en los disturbios y agresiones contra quien advirtieran que podía poner un freno a su violenta manifestación.

Lo anterior señala hechos, antecedentes de diversos acontecimientos que han tenido un elemento común, la impunidad.

La sociedad civil ha generado la mayoría de los cambios y los más importantes en México y en el mundo, los movimientos que nacen de la ciudadanía crítica, que cuestiona y manifiesta su inconformidad ante el gobierno y las instituciones. La participación de los ciudadanos es no sólo deseable sino parte fundamental de la vida democrática.

En el México del viejo régimen la simple expresión de las ideas, las opiniones y los disensos eran una actividad de alto riesgo. La vida y la libertad estaban en juego cuando se cuestionaba a la autoridad. Actualmente y desde el año 2000 la libertad de acción y pensamiento ha encontrado más caminos, el diálogo y la libre manifestación de las ideas son ya una práctica. La violencia no está justificada y menos aún cuando existen canales de expresión.

La toma de la Rectoría de la UNAM y los actos se sustentan con argumentos contra la reforma educativa, laboral o cuestiones relacionadas con cambios en la vida académica pueden ser legítimos, pero los actos delictivos son atentados directos contra las instituciones y la sociedad mexicana.

No se trata de criminalizar la causa, las demandas sociales, pero si de que quien vaya en contra de la ley y secuestre exigencias genuinas y justas para crear grupos de choque y perseguir intereses personales sea responsable ante la ley y ante la sociedad.

Las verdaderas demandas no se exigen en el anonimato ni pueden ir en contra del bien general. Lo que se ha dañado, va más allá del patrimonio, es la confianza en las autoridades, el prestigio de quienes diariamente dan la cara en las aulas enseñando y aprendiendo para un mejor presente y futuro.

La justicia no sólo es selectiva sino temerosa y la impunidad es otra práctica que junto con la corrupción pretenden regresar desde el México del pasado y no es que se apele a la fuerza pero si debemos exigir a nuestras autoridades a hacer uso de la ley y de la razón.

La justicia y la seguridad son demandas de toda la sociedad y de frente, abiertamente hemos de exigir que se cumpla cabalmente, desde el gobierno y en sus distintos niveles, con eficacia y responsabilidad.

Obdulio Ávila
Obdulio Ávila Mayo nació el 17 de Octubre de 1974, es Licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma.

Ingresó al partido Acción Nacional el 14 de Septiembre de 1994.

En el 2009 Obdulio Ávila Mayo fue candidato a la Jefatura Delegacional de Coyoacán.

Es consejero regional y nacional desde 2004. Asimismo, es miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PAN a propuesta del Presidente del PAN Germán Martínez, desde 2007.

Síguelo en Twitter: @obdulioA