Inicio

Palabra de honor

En los años en los que toda una generación de primeros votantes no vivió, otra muy joven apenas recuerda, pero que aún vive en la memoria de muchos mexicanos, se decía que la solidaridad era la política transformadora de México.En aquel tiempo existía un comercial en el que se repetía una frase: la palabra es la palabra.

A pesar de que durante años la corrupción se fue arraigado fuertemente, que nos hicieron creer que la fuente de todos los males prevenía de la misma ciudadanía, que simplemente teníamos el gobierno que nos merecíamos, era justamente la palabra de los ciudadanos en la que se sustentaba la confianza, el pilar de esa política, de la solidaridad.

Pasaron muchos años y tuvo que llegar un gobierno de un partido distinto al que había gobernado por más de siete décadas para que se crearan organismos e instituciones confiables en las que se analizaría y evaluaría no sólo la palabra sino las acciones de los gobernantes, de los representantes.

La que llaman la segunda alternancia mexicana ha traído de regreso, desafortunadamente, una serie de prácticas en las que la palabra no basta y en la que se espera que no sólo firmen, sino que nos cumplan.

El Pacto por México, un mecanismo para que los acuerdos y los consensos fueran la base del trabajo conjunto, de la voluntad política para anteponer el interés nacional a cualquier otro, sectario, personal, partidista, fue puesto en riesgo por los mismos que lo convocaron.

Se hizo evidente un abuso de confianza no sólo contra las partes, contra los partidos que, aún siendo de oposición, decidieron responder al llamado de los mexicanos que exigía una política de altura, de resultados, de acciones concretas. Este abuso fue nuevamente contra los mexicanos, a los que se les anunciaron las mejores intenciones y con esas promesas se pretende ir pavimentando el caminito a las urnas, a la trampa electoral.

Ahora con el adéndum se refrenda la intensión de continuar trabajando por México sin mirar las diferencias o los pequeños intereses a cambio de construir lo mejor para México.

La palabra es la palabra, pero bajo las circunstancias es mejor dejarlo por escrito ya que papelito habla.

La palabra está empeñada y confiamos en que este compromiso del gobierno federal de cumplir y hacer cumplir la ley no sea un refrito de esos anuncios ochenteros, una ilusión televisiva.

Esperamos que el Pacto rinda cuentas y tenga efectos positivos para el bienestar de los mexicanos y si no que estén seguros que habrá muchas voces preparadas para señalar y actuar en caso de que ocurra lo contrario, en caso de que vuelvan a olvidarlo.

Obdulio Ávila
Obdulio Ávila Mayo nació el 17 de Octubre de 1974, es Licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma.

Ingresó al partido Acción Nacional el 14 de Septiembre de 1994.

En el 2009 Obdulio Ávila Mayo fue candidato a la Jefatura Delegacional de Coyoacán.

Es consejero regional y nacional desde 2004. Asimismo, es miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PAN a propuesta del Presidente del PAN Germán Martínez, desde 2007.

Síguelo en Twitter: @obdulioA