Inicio

Entregan restos de joven Daniela

Los restos de Daniela Ramírez fueron cremados a 50 días de que un taxista la secuestró y la asesinó para después abandonar su cuerpo en la zona boscosa del pueblo de Parres, en los límites entre la alcaldía de Tlalpan y el Estado de México.

Después de que los peritos forenses confirmaron la identidad de la víctima con pruebas genéticas a los fragmentos óseos, las autoridades del Instituto de Ciencias Forenses entregaron los restos.

Lo hicieron en las instalaciones del Incifo hasta donde llegaron los padres de la jovencita que la noche del 18 de mayo pasado salió de trabajar en una pizzería de la alcaldía de Xochimilco para trasladarse a una fiesta en la zona de la montaña de Tlalpan.

Para ello decidió tomar un taxi, pero en el trayecto, el conductor cambió la ruta, lo que alteró a Daniela y comenzó a pedir ayuda a un amigo a través de su aplicación de whatsapp.

Aunque su familia comenzó una campaña para encontrarla y presentó una denuncia por su desaparición, las autoridades judiciales no ubicaron ningún indicio a pesar de que la víctima alcanzó a decir que el chofer iba rumbo a Parres.

Fue hasta el pasado 9 de julio cuando la Policía de Investigación encontró los restos del cuerpo de Daniela en la zona boscosa del poblado junto a otra persona, de la que aún no se dan detalles de su identificación.

Ambos cadáveres ya no tenían material blando pues a decir de los peritos, la fauna nociva del lugar devoró la piel y únicamente había restos óseos y la ropa con la que aquella noche la víctima portaba para la fiesta de sus compañeros de trabajo.

De hecho fueron las botas, el vestido y los brackets que usaba la jovencita los que sirvieron en un principio para que su familia supiera desde un principio que aquellos huesos correspondían a Daniela.

ShareThis