Inicio

INBA e INAH deberán presentar permisos de obra de L7: CDHDF

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDF) indicó que pedirá los permisos de los institutos nacionales de Antropología e Historia y Bellas Artes (INAH e INBA, respectivamente), para la construcción de la Línea 7 del Metrobús en Paseo de la Reforma, así como el argumento de por qué la vialidad es considerada monumento histórico.

Así lo manifestó, en entrevista, la presidenta de ese organismo, Perla Gómez Gallardo, al precisar que, a través de la queja interpuesta por vecinos de Polanco y otras colonias, analizan los registros de impacto ambiental y los elementos de seguridad jurídica, por lo que una vez que tengan todos los elementos llamarán a una mesa de trabajo a los inconformes y autoridades para que den a conocer su resolución.

“Lo que estamos revisando es seguridad jurídica, impacto al medio ambiente, seguridad jurídica, lo que tiene que ver es si tiene o no los permisos y licencias para que no haya un impacto en materia histórica, y también el tema de derecho a información, que se sepa que impacto va a tener la obra, que se tengan todos los permisos, que se hagan jornadas informativas”, comentó la ombudsperson.

Sostuvo que las obras finalmente no son populares, pero si son necesarias y tienen todo agotado como corresponde en procesos administrativos, “por lo que la Comisión revisará si efectivamente es así, de lo contrario, como lo hemos hecho en otros casos, nos hemos pronunciado”, enfatizó.

Gómez Gallado destacó que las autoridades del Gobierno capitalino, también deberán dar a conocer la documentación y permisos que solicitaron, así como cumplir con el derecho a la información respecto al impacto y beneficio de quienes viven por la zona.

Para ello, dijo, ya solicitó los informes correspondientes de todas las secretarías que participan de una u otra forma en la obra de la Línea 7 del Metrobús, para lo cual cuentan con 10 días hábiles para remitirlos a la CDHCDMX.

Reiteró que el organismo cuenta con una queja abierta presentada por los vecinos inconformes con el proyecto, “por lo que estamos revisando lo que nos presentaron (los vecinos) y en espera de los que manden las diversas autoridades, ver la diferencia entre lo que tiene qué ver con la vialidad y en lo que tiene qué ver con las partes donde hay monumentos históricos”, dijo.

De igual forma, destacó, el impacto que tiene la suspensión de una obra que podría ser de interés público, “pero en nuestro caso lo que revisamos siempre es que no haya una afectación a seguridad jurídica, o sea, que se tenga todo cómo corresponde, a impacto a medio ambiente, donde aunque se retiren árboles, haya toda una programación de cómo restaurar y restituir en su momento, y el derecho a la información en todo el proyecto”, soslayó.

Asimismo, respecto al impacto que tiene la obra, el beneficio que va a dar a la comunidad y las medidas atenuantes que se tomen mientras se lleve a cabo la misma, “esa parte la estamos documentando y en este momento, pues estaríamos revisando también esta nueva información, para ver si efectivamente, tanto el INAH como el INBA se pronunciaron, o en qué términos”, reiteró.

ShareThis