Inicio

Información de crisis urbana y derecho a la ciudad, bases para reconstrucción que propone la COPARMEX CDMX

El empresariado de la COPARMEX CDMX está comprometido con la reconstrucción y propone al Gobierno de la Ciudad de México impulsarla en tareas alejadas de los reflectores y del interés político electoral, con base en estudios especializados y cerca de la gente afectada por el sismo del 19S, dio a conocer el presidente del organismo empresarial, Jesús Padilla Zenteno.

A la par de la construcción de un sistema de información de crisis urbana y territorial, que coordine y ofrezca novedades en tiempo real para la actualización del impacto de daños —así como las primeras acciones de restauración en caso de emergencia.

“La reconstrucción debe estar justificada y basada en el derecho que los ciudadanos tenemos a la ciudad”, destacó el empresario durante el desayuno mensual informativo de la COPARMEX CDMX, que tuvo como invitado al Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, Felipe de Jesús Gutiérrez Gutiérrez.

“Desde COPARMEX Ciudad de México seremos corresponsables en esta labor de la reconstrucción como en otras ocasiones, en otros momentos y en otras tareas. Éstas tareas deben ofrecer esfuerzo a partir de principios alejados de los reflectores y del interés político electoral, las tareas de reconstrucción deben realizarse en base a estudios especializados, pero también basadas en la empatía con la gente más afectada con este siniestro”.

Para el dirigente empresarial, “la reconstrucción de la ciudad debe seguir el acuerdo social para el desarrollo urbano; que provenga del ejercicio de la planeación urbana incluyente y proyecte con todas la mejores herramientas técnicas y normativas de acuerdo a la realidad de la ciudad”.

A la propuesta de Padilla Zenteno, el secretario de la SEDUVI, Felipe de Jesús Gutiérrez Gutiérrez, respondió que hoy se puede concluir a priori que el Reglamento de Construcción y sus 8 Normas Técnicas Complementarias funcionaron correctamente; sólo el 6% de los inmuebles colapsados son posteriores al 85.

Sin embargo, “tenemos un conjunto de inmuebles que tienen falta de mantenimiento, que fueron diseñados bajo criterios anteriores y que están en permanente riesgo y que por tanto hay que hacer algo”.

El universo de afectaciones, dijo, es muy grande en delegaciones como Iztapalapa, en donde se ha llegado a hablar de hasta 18 mil inmuebles afectados; el caso de Xochimilco, con 4 mil, aunque los 17 mil inmuebles revisados representan apenas el 1 por ciento.

Por lo que a que al Reglamento de Construcción y sus 8 Normas Técnicas Complementarias no está por demás hacer una revisión y asegurarnos de que todo funcione correctamente, particularmente en el tema de resistencia a un sismo, destacó el secretario de SEDUVI, al recordar que expertos hablan que estos índices de diseño estructural están pensados para soportar sismos de 9 grados de intensidad, pero habría de pensar en ampliarlos a 10 grados, como en Chile.

Asimismo, Gutiérrez Gutiérrez expresó que a diferencia de 1985, cuya reconstrucción no terminó completamente al aceptar la existencia de inmuebles afectados aquella ocasión que no fueron demolidos, hoy esa etapa llevará entre 5 y 6 años, aproximadamente.

Y argumentó que la desconcentración tampoco es la solución, como se pensó aquella ocasión al pretender construir otra ciudad capital o llevar secretarías de estado o dependencias fuera del entorno de la megalópolis, como el caso del INEGI a Aguascalientes, Caminos y Puentes Federales a Cuernavaca y Cafés Mexicanos a Córdoba.

“El tema de la ciudad de México no es el crecimiento, sino el reacomodo y la transformación que está teniendo de zonas que tenían un uso habitacional familiar a zonas plurifamiliares, o habitacionales contra proyectos mixtos”, dijo durante el desayuno informativo.

Éste rediseño, expuso, tiene que pasar por consensar cómo logramos una mejor ciudad, sí sustentable, respetuosa de los recursos, resiliente por los riesgos, equitativa socialmente, policéntrica en cuanto a la actividad económica, pero compacta, para evitar los grandes desplazamientos de todos los días.

Eso deben acordarlo metropolitanamente junto con los estados de México, Hidalgo y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y por lo menos definir cómo es este modelo, cómo entendiendo que somos la mitad de una metrópoli debemos comportarnos de este lado, qué debe pasar con esta mancha urbana dispersa, cómo se generan policentralidades, cómo hacemos que la gente no deba hacer tantos recorridos, cómo mejoramos el transporte público, pero también cómo evitamos la movilidad para que la gente tenga una relativa autosuficiencia en su entorno.

Para el secretario el tema del agua no se resuelve con pozos de absorción debido al nivel superficial del manto freático, sino en las franjas de transición de las zonas de recarga hacia el Ajusco, además de valorar cómo consumimos cada vez menos agua, que tiene que ver desde captar el agua pluvial, aprovecharla, tener procesos de reutilización, para que logremos ser cada vez más eficientes.

Y para finalizar, dijo en cuanto a la corrupción, “es un tema de permanente ataque por parte del Gobierno de la Ciudad de México, y COPARMEX también está en esta cruzada, debemos lograr procedimientos muy transparentes, muy claros en cuanto a quiénes son los responsables, pues en el Reglamento habla que los responsables son los propietarios, y cuando sea necesario los (Directores Responsables de Obra) DROs y los corresponsables, pero están sujetos a un procedimiento administrativo que cada autoridad de acuerdo con sus competencias debe vigilar el correcto cumplimiento.

ShareThis