Inicio

Las delegaciones están semiparalizadas

A nueve días de tomar posesión en el cargo, algunas delegaciones siguen semiparalizadas por la carencia de recursos financieros, debido a que las anteriores administraciones cargaron “hasta con loa lápices”. De allí que sus nuevos titulares ya dieron parte a sus Contralorías, quienes recaban información y las irregularidades detectadas para, en su momento, iniciar los procedimientos administrativos correspondientes.

Además, existe la posibilidad de presentar denuncias penales, como ocurre en las demarcaciones Cuajimalpa –que fue gobernada por el PRD y ahora por el PRI-PVEM--, Miguel Hidalgo –antes administrada por el PAN y ahora por el PRD--, Magdalena Contreras y Tlalpan –ambas del PRD, pero gobernadas anteriormente por otras corriente--, entre otras.

Incluso, los jefes delegacionales ya se quejaron de esta lamentable situación ante el jefe del Gobierno capitalino electo, Miguel Ángel Mancera, quien les pidió recabar evidencias y, si así lo consideran, denunciar penalmente estas irregularidades.

Aunque la principal queja de los nuevos delegados, es el reducido –o nulo-- presupuesto con el que cuentan para concluir el año, como es son los casos de Tlalpan y Magdalena Contreras, donde sus anteriores administradores se llevaron hasta los vales de gasolina, “y hasta los lápices para trabajar; jalaron con tod, los muy ingratos”, comentaron funcionarios de ambas demarcaciones.

En Tlalpan, la jefa delegacional, Maricela Contreras, denunció que recibió la gestión con deficiencias que van desde la falta de papelería, insumos de gasolina hasta adeudos de arrendamiento por 40 millones de pesos.

Comentó que de los 800 vehículos de la demarcación, 240 no fueron verificados, por lo que se tendrá que pagar multas y el último día de gestión de Higinio Chávez, éste comprometió 68 millones de pesos, por lo que pedirá revisar esas adquisiciones.

Además, horas antes de dejar su cargo, Higinio Chávez comprometió recursos por aproximadamente 68 millones de pesos, para el pago de obras y servicios que aun no se realizan, dejando a la delegación totalmente descapitalizada y con el riesgo de no pagar los salarios, tanto al personal de base como eventual.

A ello, se suman irregularidades en las áreas operativas, donde el 99 por ciento de la flota vehicular está totalmente chatarrizada, aun cuando se trata de vehículos modelo 2011 y 2012.

En tanto, en Cuajimalpa, el priísta-pevemista, Adrián Rubalcava, aseguró que recibió un gobierno sin herramientas y materiales para obras de chaponeo, balizamiento y reparación de baches. Es más, aseguró, tuvo que comprar con su dinero herramientas para cortar pasto en camellones.

Sin embargo, aceptó que aún cuando su antecesor, el panista Carlos Orvañanos, le dejó 10 millones de pesos concluir el año, “todo está comprometido, sin posibilidad de maniobrar en la solución de otros problemas”, comentó el nuevo delegado.

Por su parte, en Miguel Hidalgo, el perredista Víctor Hugo Romo aseguró que encontró la demarcación, que gobernó el panista Demetrio Sodi, con un déficit de 22 millones de pesos en el capítulo 1000, que es el pago de nómina, además que el presupuesto de este año está comprometido. Por ello, dijo, pidió apoyo al GDF para conseguir recursos para lo que resta del año.

El jefe delegación en Milpa Alta, Víctor Hugo Monterola, reportó la falta de recursos para contratar personal, de vales de gasolina o el sólo contar con una ambulancia para atender emergencias. “De lo demás, parece ser que está dentro de los causes normales de entrega”, dijo tímidamente el funcionario.

En Coyoacán, el jefe delegacional, Mauricio Toledo Gutiérrez, denunció la lamentable situación que le heredó su compañero de partido –no de sector o de tribu--, Raúl Flores, pues las finanzas tienen “foco rojo”, donde hay problemas para la atención de los servicios básicos e incluso el pago de trabajadores. Además de la falta de vales de gasolina.

Por lo que corresponde en Álvaro Obregón, el nuevo delegado, Leonel Luna, aseguró que hasta ahora lo que ha encontrado de manera evidente, es la falta de mantenimiento en equipo e inmobiliario de la delegación, así como del parque vehicular.

En Azcapotzalco, Sergio Palacios destacó que si bien el presupuesto está comprometido, la anterior administración le dejó material para emprender algunas acciones como la sustitución de luminarias.

Alejandro Fernández, “El Potrillo”, jefe delegacional en Cuauhtémoc, explicó cerca de 20 millones de pesos están comprometidos, pero para terminar el año ante lo limitado de los recursos, buscará rescindir un convenio para reasignar recursos.

Situación similar ocurre en el resto de las demarcaciones. Ahora falta que los nuevos funcionarios decidan denunciar a sus antecesores, pues esto se vive cada tres años que cambian administración en las 16 delegaciones, y conforme pasa el tiempo se les olvidan sus quejas y todo queda como una simple pesadilla.

ShareThis