Inicio

Vamos por la 3 de 3

Es una realidad que el país no cuenta hoy con un sistema homologado institucional de transparencia y rendición de cuentas que ataje, combata frontalmente y cancele de manera eficaz la corrupción y la impunidad: los dos flagelos que más nos lastiman, indignan y evitan el desarrollo de la sociedad. Todos terminan atorados en sus redes omnímodas.

Sin embargo, nunca es tarde para fortalecer la democracia. Estamos en el mejor momento para actualizar nuestras leyes, homologar los procesos anticorrupción en todas las entidades de la República y darle sentido, unidad y fortaleza al naciente Sistema Nacional Anticorrupción. Un primer paso contra la impunidad que nos coloca en la ruta hacia un Estado moderno, de vanguardia.

Desde hace días, varios actores políticos y sociales han puesto en el centro de la discusión nacional la prioridad de combatir la corrupción. Lo hizo la sociedad civil, el Gobierno de la Ciudad de México y el legislativo local, a través de la bancada del PRD en la Asamblea Legislativa.

Las tres instancias coinciden en que los primeros en poner la muestra en materia de transparencia, tenemos que ser los servidores públicos, quienes trabajamos en la llamada burocracia, en los tres niveles de gobierno: los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Y el llamado es para que todos, sin excepción, presentemos la llamada 3DE3, esto es, las declaraciones de: conflicto de interés, evolución patrimonial y cumplimiento fiscal para transparentar lo que tenemos, lo que ganamos y lo que gastamos.

Primero, hartos de exigir freno a la corrupción sin respuestas concretas, un grupo de organizaciones civiles, académicas y empresariales presentó a la opinión pública un proyecto formal de ley de sanciones administrativas denominado, precisamente, 3DE3.

Se trata de un marco para orientar las obligaciones de los servidores públicos, que define 10 conductas que suponen actos de corrupción. Incluye, además, un procedimiento para asegurar tanto la investigación como la sanción del infractor.

En el mismo sentido se pronunció el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, al lanzar un llamado enérgico a los funcionarios de su administración para presentar, en mayo próximo, su 3DE3. Y también la ALDF, por medio de la bancada del PRD, discute una iniciativa para que todos los funcionarios públicos de los tres niveles de Gobierno de la Ciudad de México, estén obligados a presentar su 3DE3. Un documento que tendrá que ser enriquecido con las propuestas ciudadanas, a través del “Parlamento Abierto”.

A principios de mayo próximo, se cumple el plazo establecido en la nueva Ley General de Transparencia, para que las entidades federativas armonicemos nuestras leyes locales y emprendamos un cambio que se refleje pronto en las calles, las oficinas públicas y los espacios privados.

No dejemos ir de las manos esta oportunidad inmejorable para construir una normatividad, clara y precisa, que destierre de tajo la corrupción y la impunidad de nuestro entorno. Impulsemos, por el bien de todos, el ejercicio de la transparencia y la rendición de cuentas para instalar en la sociedad una nueva cultura que haga del escrutinio público una práctica habitual y cotidiana.

Victor Hugo Romo
Diputado local del PRD.