Inicio

Morena convierte en ‘tianguis’ salón de Plenos de la ALDF

La sonrisa y jovialidad con que llegaron los diputados de Morena al Antiguo Palacio de Donceles, pronto se les borró, cuando en la Mesa Directiva vieron sentados a los perredistas Iván Texta Solís, Luis Alberto Chávez García, Raúl Flores García y Rebeca Peralta León, quienes llevaban más de una hora en ese lugar.

Los del sol azteca tenían la encomienda de defender la “trinchera” hasta con su vida, pues sabían que los muchachos de Andrés Manuel López Obrador, volverían hacer de las suyas, como ocurrió el jueves pasado. De allí que no se amedrentaron ante las amenazadoras miradas de los morenistas.

Luego de reponerse del desconcierto y de que esa alegría con que llegaron cambió bruscamente por una mueca de enojo, uno a uno tomó asiente en su curul. Su frustración era más grande, debido a que estaban por llegar diversas organizaciones de presuntos damnificados –que en realidad son sus propios militantes--, para presionar y evitar fuera votada la Ley de Reconstrucción. Y, de entre todo lo perdido, lograron ese propósito.

Sin embargo, no estaban dispuestos a la “vergüenza” de la derrota, pues el PRD, con el apoyo de los diputados de los otros partidos en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), acordaron recuperar la Mesa Directiva, luego que su compañera de sector y de partido, Flor Ivonne Morales Miranda, fue destituida como titular de ese cargo, al infringir el Reglamento Interno de ese órgano legislativo.

Ante ello, los empleados de AMLO no tuvieron otro camino que tomar su curul en espera de instrucciones, pues sabían que los medios de comunicación estaban al pendiente para exhibirlos de nueva cuenta como rijosos.

-Y ese no es nuestra función –diría con enojo, casi a gritos, uno de los asesores del coordinador de ese partido, César Cravioto Romero, quien no soltaba su celular, en el que hablaba con “alguien”, aunque todos apostaban que era con su patrón, Martí Batres, pues López Obrador ni siquiera sabe que existe.

Mientras esperaban al resto de los legisladores, entraron dos sujetos con grandes cajas, las cuales las entregaron a Cravioto Romero, que con una simple mirada ordenó a Beatriz Rojas –esposa del ex jefe delegacional de Gustavo A. Madero, Francisco Chiguil, involucrado con los hechos del News Divine--, sacar discretamente el contenido de los paquetes y distribuirlos en las curules de sus compañeros.

Así, con “discreción” –aunque todos los presentes se percataron de la acción--, la cónyuge del ex perredista distribuyó megáfonos, con lo que quedó al descubierto que los legisladores de Morena seguían en la lucha y amenazaban con boicotear la sesión.

De allí que a las 10:45 horas en que el presidente de la Mesa Directiva, el pevemista Fernando Zárate Salgado declaró abierta la sesión de este martes, los diputados de Morena ni siquiera hicieron el intento por tomar violentamente la tribuna, como lo hicieron la semana pasada.

No. Ahora se colocaron ordenadamente bajo el estrado, para desplegar grandes mantas, para mostrar su descontento. Sólo que hasta en eso se equivocaron, pues la lonas mostraban garrafales faltas ortográficas, de las que ni siquiera se percataron –o simplemente porque las desconocen--, los morenistas.

Además, al unísono, con el apoyo de los megáfonos comenzaron a gritar: “¡Legalidad! ¡Legalidad! ¡Legalidad!”. Sin siquiera tomar conciencia que ellos mismos violaban la ley con su proceder.

En esa actitud, con total falta de respeto al resto de los legisladores y violación al Reglamento Interno de la ALDF, los morenistas permanecieron hasta que a las 12:26 horas recibieron la orden de Cravioto Romero de abandonar el salón de Plenos, luego que recibió una llamada a su celular de “alguien”.

Aunque curiosamente en el área para visitantes del lado derecho de la tribuna, hacía lo mismo Bertha Elena Luján, quien fuera Contralora Interna y una de las amigas más cercanas de López Obrador. Y en cuanto la mujer colgó el aparato, Cravioto hizo lo mismo, para de inmediato encabezar la desbanda morenistas.

Como era de esperarse, esto alegró a los presentes y con gritos y aplausos agradecieron que el “tianguis” fuera retirado del Antiguo Palacio de Donceles.

Cabe destacar que esto no lo hicieron porque estuvieran cansados, o porque minutos antes la secretaria de la Mesa Directiva, Francis Pirín Cigarrero, anunció que sería retirado el punto de acuerdo relacionado con la controvertida Ley de Reconstrucción.

La realidad el papel de “pregoneros” por parte de los diputados de Morena fue suspendida, porque a los megáfonos se les acabó la batería y, en consecuencia, sus gritos ya no se escuchaban con la misma intensidad como al principio. Hasta en eso les fallaron los cálculos.

Definitivamente, este martes estuvo lleno de desgracias para los muchachos de Andrés Manuel López Obrador.

ShareThis