Inicio

Narcomenudeo crece 120.6% en la capital

Pese a los operativos y demás medidas se seguridad, durante el segundo trimestre del presente año, el narcomenudeo en la Ciudad de México aumentó 120.6 por ciento, con respecto al mismo periodo del año anterior, aseguró el Observatorio Nacional Ciudad de Seguridad, Justicia y Legalidad.

Al presentar el segundo reporte trimestral de incidencia delictiva en la capital, el organismo mostró un subregistro en el robo a transeúnte, con lo que evidenció la “manipulación” que hace la Procuraduría General de Justicia capitalina con la información de los índices delictivos, pues da una baja en la incidencia del 45 por ciento en el lapso de abril a junio respecto de los primeros tres meses del año.

En conferencia, el director de dicha agrupación, Francisco Rivas Rodríguez, informó que en este mismo periodo, el homicidio doloso continuó su tendencia ascendente en un 7.7 por ciento, “de nuevo rompió record”, así como el uso de armas de fuego en un 14.8 por ciento en la comisión de este ilícito.

Sin embargo, el rubro que más destacó el líder del organismo, es el del narcomenudeo que, según él y con base en evidencias, creció 120.6 por ciento, con lo que la capital se ubicó en el lugar 10 de las 32 entidades con mayor incidencia con respecto a este ilícito, lo que resulta preocupante, “ya que el narcomenudeo detonante de otro tipo de delitos”, afirmó.

Rivas Rodríguez explicó que si bien el mayor número de carpetas de investigación iniciadas por este delito corresponden a la delegación Cuauhtémoc, la delegación Tláhuac tuvo un crecimiento del mil 689 por ciento, aunque este mismo fenómeno ocurrió en otras 12 delegaciones.

Además, la agrupación acusó una baja drástica en el número de remisiones ante el Ministerio Público en este delito, ya que en el segundo trimestre de 2017 fueron remitidas 816 personas y en el mismo periodo de este año fue de una cuarta parte; es decir 243 personas.

Detalló que Cuauhtémoc es la demarcación con mayor incidencia, seguida de la Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Iztapalapa y Gustavo A. Madero, en ese orden donde ocurren las detenciones e integración de carpetas de investigación.

Sin embargo, reiteró que la jurisdicción que tuvo el mayor crecimiento en narcomenudeo, y actualmente ocupa el sexto lugar es Tláhuac, donde la incidencia se disparó en 1,689 por ciento.

De igual forma, en la CDMX diariamente ocurren cuatro homicidios dolosos, dos culposos, dos extorsiones, 96 robos con violencia, 27 robos de vehículos, 20 robos a casa habitación, 44 robos a negocio, 40 robos a transeúnte, una violación y 12 delitos de narcomenudeo.

Asimismo, el organismo soslayó que en el segundo trimestre de 2018, se presentó la tasa más alta de homicidio desde que se tenga registro; es decir, desde 1997, mientras que en ese periodo el 60 por ciento de los homicidios dolosos fue con arma de fuego.

Rivas Rodríguez precisó que las demarcaciones con mayor número de incidencia delictiva, son: Cuauhtémoc, donde prevalece el narcomenudeo, extorsión, violación y robo a transeúnte; Benito Juárez, con robo a casa habitación y robo a negocio; Miguel Hidalgo, con robo con violencia; Venustiano Carranza, homicidio doloso; Cuajimalpa, homicidio culposo; y Azcapotzalco, robo de vehículo.

Reformas.- Por otra parte, el Observatorio Nacional Ciudad de Seguridad, Justicia y Legalidad, acusó a la PGJ que, “de manera unilateral”, modificó los registros del delito de robo a transeúnte, lo que generó un nuevo panorama por la disminución de la incidencia delictiva.

Rivas Rodríguez informó que desde septiembre pasado, la agrupación detectó el movimiento en las cifras, “situación que no permite atender el problema de fondo, ya que desagrega diversos objetos que no considera como robo a transeúnte”, acusó.

Sin acusar que se trata de una manipulación por parte de la PGJ, el director de la agrupación consideró un hecho negativo para la seguridad, ya que no permite a las autoridades visualizar y combatir abiertamente ese delito.

“Califico de negativa esta decisión. No tengo elementos para afirmar que sea una manipulación. Pero es evidentemente hay una toma de decisión de presentar una disminución en el papel. Si la procuraduría decide registrar el robo a transeúnte como otras formas, debió haber comunicado de una manera clara, por qué tomó esta decisión, cuando debe combatir más profundamente ciertos delitos”, afirmó.

ShareThis