Inicio

La plutocracia en el poder

La política de nuestro país y el ascenso de Trump como el hombre más poderoso del mundo, con sus políticas antiinmigrantes y económicas, proteccionista de los intereses del “pueblo estadounidense”, tienen un factor en común: el ascenso al poder de los hombres más ricos. La premisa de partida básica es que la riqueza es poder. ¡Y el poder se ejerce! Por lo que los poseedores de ésta tienden, racionalmente, a proteger sus intereses. Lo anterior representa una reacción “natural” ante la corrupción y la incapacidad de la democracia y sus políticos de generar las condiciones que sigan manteniendo sus enormes márgenes de utilidad y de mantener a la población en calma.

No es gratuito que uno de los organismos patronales como la COPARMEX ya no acompañe de manera dócil las pretensiones del gobierno en turno. Tampoco lo es que de manera artificial, se haya generado una candidatura mediática a la presidencia de Carlos Slim, el principal beneficiario de la transferencia de recursos públicos a manos privadas. El fenómeno Trump, proporcionalmente hablando, es similar a lo que ocurre en México. Otra cosa es que no queramos verlo y, en el extremo, que no nos percatemos que dicho fenómeno es utilizado para disfrazar el asalto obsceno de la riqueza nacional por los intereses particulares.

El muro entre México y Estados Unidos venía construyéndose desde hace mucho tiempo. El régimen de Obama se caracterizó como uno de los principales expulsores de migrantes mexicanos y la política proteccionista de los Estados Unidos se ha impuesto desde siempre en detrimento de los intereses nacionales. La distracción mediática del estilo de gobernar constituye una estrategia eficaz para disfrazar la esencia que representa el traslado de la riqueza a un grupo minoritario, en detrimento del interés general.

zagrav@politicas.unam.mx
@NVS_

Néstor Vargas Solano
Es Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública (UNAM). Tiene una Maestría en Gobierno y Asuntos Públicos (FLACSO) y la Especialización en Derecho Electoral (UNAM). Ha tomado diversos diplomados y seminarios.

Se ha desempeñado como investigador del Instituto Nacional de Administración Pública y como profesor de asignatura en la Universidad Iberoamericana ambos en el periodo 1996-1998; en 1999 ingresó al Instituto Electoral del Distrito Federal como Coordinador Distrital.
El 22 de diciembre de 2005 fue designado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal como Consejero Electoral del Instituto Electoral del Distrito Federal.

Desde 2006 es catedrático honorario de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en las asignaturas: Sistema Electoral Mexicano, Introducción al Estudio del Derecho y Movimientos Sociales, Actores y Participación Política.

Es coautor de: La participación ciudadana en la reforma política del D. F, Centro de Estudios para la Reforma del Estado, No. 5 y 6, julio-diciembre, México 1998; Los números de propaganda electoral por televisión abierta, Revista Mexicana de Comunicación, No. 50, agosto-septiembre, México 1997.

Entre sus reconocimientos se encuentran:

  • Primer lugar del Servicio Profesional Electoral en la Evaluación Anual Integral 2002 y 2004 del Instituto Electoral del Distrito Federal.
  • Segundo lugar en el “Premio INAP” (1997), con la investigación: La participación de los ciudadanos en las políticas públicas. Apuntes para una democracia participativa en México.

A partir de la fecha en que tomó posesión como Consejero Electoral ha participado en diversas Comisiones y Comités del Consejo General. Actualmente es Presidente de la Comisión de Fiscalización.

Síguelo en Twitter: @nvs_