Inicio

El renacimiento de las víctimas

Uno de los avances más importantes dentro del nuevo sistema de justicia penal es el denominado “renacimiento de las víctimas” en virtud del reconocimiento y protección que se les brinda a partir de un marco jurídico que enfatiza no solamente una gama de derechos constitucionales y legales, sino un conjunto de instituciones que la colocan como parte fundamental en el fenómeno delictivo.

Durante siglos las víctimas fueron sometidas no solamente a la trasgresión de sus bienes jurídicos por parte de los delincuentes como la libertad, la propiedad, la integridad física, etcétera, sino también fueron sujetos de una marginación por parte de las políticas estatales en materia de política criminal. El Estado se preocupaba más por el castigo del delincuente que por la reparación del daño de las víctimas. No solamente de las consecuencias directas, sino de las derivadas. Y menos aún vistas como partes integrantes de una comunidad.

El marco jurídico de hoy no solamente otorga a las víctimas un status de sujetos procesales sino que son “parte” dentro del proceso judicial. Ya no serán solamente espectadores pasivos sino que se convierten en protagonistas directos, en igualdad de circunstancias con la defensa del imputado. Así, quien tiene el mayor conocimiento del delito y sus circunstancias se convierte en un agente activo para el esclarecimiento de los hechos. Particularmente para vigilar la actuación del fiscal, responsable de la persecución del delito, y de los jueces, de la sanción y la ejecución de las penas.

Las bases se encuentran sentadas. Será determinante el compromiso y la voluntad de los responsables de su efectiva implementación. Pero seremos los ciudadanos individualmente y como sociedad civil los que exijamos que la probabilidad de caer el supuesto jurídico de víctima sea cada vez más lejano.

zagrav@politicas.unam.mx
@NVS_

Néstor Vargas Solano
Es Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública (UNAM). Tiene una Maestría en Gobierno y Asuntos Públicos (FLACSO) y la Especialización en Derecho Electoral (UNAM). Ha tomado diversos diplomados y seminarios.

Se ha desempeñado como investigador del Instituto Nacional de Administración Pública y como profesor de asignatura en la Universidad Iberoamericana ambos en el periodo 1996-1998; en 1999 ingresó al Instituto Electoral del Distrito Federal como Coordinador Distrital.
El 22 de diciembre de 2005 fue designado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal como Consejero Electoral del Instituto Electoral del Distrito Federal.

Desde 2006 es catedrático honorario de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en las asignaturas: Sistema Electoral Mexicano, Introducción al Estudio del Derecho y Movimientos Sociales, Actores y Participación Política.

Es coautor de: La participación ciudadana en la reforma política del D. F, Centro de Estudios para la Reforma del Estado, No. 5 y 6, julio-diciembre, México 1998; Los números de propaganda electoral por televisión abierta, Revista Mexicana de Comunicación, No. 50, agosto-septiembre, México 1997.

Entre sus reconocimientos se encuentran:

  • Primer lugar del Servicio Profesional Electoral en la Evaluación Anual Integral 2002 y 2004 del Instituto Electoral del Distrito Federal.
  • Segundo lugar en el “Premio INAP” (1997), con la investigación: La participación de los ciudadanos en las políticas públicas. Apuntes para una democracia participativa en México.

A partir de la fecha en que tomó posesión como Consejero Electoral ha participado en diversas Comisiones y Comités del Consejo General. Actualmente es Presidente de la Comisión de Fiscalización.

Síguelo en Twitter: @nvs_