Inicio

Trump: el pretexto perfecto

Muy pocas personas auguraron el éxito de Donald Trump. Hoy será el líder de la primera potencia mundial. Guste o no a propios y extraños tomará decisiones que afectarán la vida de millones de personas y de múltiples naciones. Seguramente los internacionalistas serán los analistas protagónicos de por lo menos el siguiente lustro. Sin embargo no todo es tan dramático. El inicio de cualquier gobierno local o externo representa una ventana de oportunidad para los gobernados y para la clase política misma. El momento de replantear asuntos de gobierno con una nueva perspectiva y con estrategias novedosas que busquen resolver añejos problemas y romper inercias nocivas para la búsqueda del bienestar común.

Pese a que las perspectivas de los analistas no son positivas, el peor de los errores será caer en el tremendismo y realizar el deporte que infortunadamente es común en muchos de los gobiernos mexicanos: buscar justificantes para explicar la razón de nuestros problemas y nuestras tragedias nacionales.

Ya no se atribuirá solamente al hombre de la mal denominada “izquierda radical” el origen y destino de nuestros problemas, sino que también será Trump el responsable de nuestras desgracias. Así, la devaluación, la inflación la inseguridad, el desempleo, los salarios bajos, la falta de inversiones, la fuga de capitales y hasta cuando tiemble, la responsabilidad –afirmarán nuestros gobernantes- será de dos hombres: Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.

Particularmente en el siguiente año en que inicia el proceso electoral para la renovación de poderes en 2018. Ya suenan los tambores de guerra en contra de quien encabeza las preferencias electorales. Muchos medios de comunicación y en redes sociales inicia la estrategia para eliminar al indeseable. La incapacidad para gobernar ha sido evidenciada y las justificaciones están sobre la mesa.

zagrav@politicas.unam.mx
@NVS_

Néstor Vargas Solano
Es Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública (UNAM). Tiene una Maestría en Gobierno y Asuntos Públicos (FLACSO) y la Especialización en Derecho Electoral (UNAM). Ha tomado diversos diplomados y seminarios.

Se ha desempeñado como investigador del Instituto Nacional de Administración Pública y como profesor de asignatura en la Universidad Iberoamericana ambos en el periodo 1996-1998; en 1999 ingresó al Instituto Electoral del Distrito Federal como Coordinador Distrital.
El 22 de diciembre de 2005 fue designado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal como Consejero Electoral del Instituto Electoral del Distrito Federal.

Desde 2006 es catedrático honorario de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, en las asignaturas: Sistema Electoral Mexicano, Introducción al Estudio del Derecho y Movimientos Sociales, Actores y Participación Política.

Es coautor de: La participación ciudadana en la reforma política del D. F, Centro de Estudios para la Reforma del Estado, No. 5 y 6, julio-diciembre, México 1998; Los números de propaganda electoral por televisión abierta, Revista Mexicana de Comunicación, No. 50, agosto-septiembre, México 1997.

Entre sus reconocimientos se encuentran:

  • Primer lugar del Servicio Profesional Electoral en la Evaluación Anual Integral 2002 y 2004 del Instituto Electoral del Distrito Federal.
  • Segundo lugar en el “Premio INAP” (1997), con la investigación: La participación de los ciudadanos en las políticas públicas. Apuntes para una democracia participativa en México.

A partir de la fecha en que tomó posesión como Consejero Electoral ha participado en diversas Comisiones y Comités del Consejo General. Actualmente es Presidente de la Comisión de Fiscalización.

Síguelo en Twitter: @nvs_