Inicio

Comunicar sin fomentar violencia

La violencia es un fenómeno que, en sus diferentes contextos, lamentablemente se ha convertido en parte de nuestra realidad cotidiana. No es menor la exasperación, coraje y el dolor que ha transformado nuestras vidas por las agresiones, y atropellos que están marcando a nuestro país.

Lo anterior, nos ha motivado a expresarnos, manifestarnos, y a trasmitir y comunicar, a través de distintos medios, nuestra indignación. Hoy con el uso de las redes sociales tenemos la oportunidad de dejar evidencia de los fenómenos que afectan a la sociedad., sin embargo recordemos que el derecho a la libertad de expresión tiene un sentido claro de equilibrio que implica el respeto a otros derechos.

Sin duda somos solidarias y solidarios y la unión hacia la protesta ha sido evidente por motivos de injusticia y violaciones a derechos humanos, que de una u otra forma hemos presenciado o padecido., no obstante considero una necesidad urgente el encontrar formas de participación, de expresión, manifestación y comunicación sin fomentar la violencia., lo anterior, en el entendido de que lo que todas y todos buscamos es fortalecernos como una sociedad que pueda ejercer libremente sus derechos y que contemos con un Estado capaz de garantizarlos.

Esto significa reflexionar y hacer de lo que comunicamos y cómo lo hacemos, un instrumento de información efectiva y de ejercicio de derechos, que constituya una herramienta de incidencia en un marco de cultura de paz y que implique el respeto a la dignidad de todas las personas.

Al punto, al que deseo arribar, es que el valor para luchar por el respeto a nuestros derechos humanos no se puede, ni debe ser traducido bajo ningún esquema en acciones violentas o de intolerancia.

Aún y cuando no somos responsables de todo lo que sucede, sí depende, en mucho, de nosotras y nosotros que participemos de manera responsable y bajo una lógica de compromiso social impulsando e incidiendo en políticas en materia de justicia y de paz.

Estoy convencida que sí es posible.

Montserrat Rizo Rodríguez es Licenciada en Derecho por la Universidad La Salle y tiene una maestría en Prevención del Delito y Sistemas Penitenciarios realizada en el Instituto de Prevención del Delito e Investigación Penitenciaría.

Trayectoria en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal de 18 años, ha ocupado diferentes cargos, entre los que destacan: de 2003 a 2005 fue Subdirectora de Registro de Quejas, de 2005 a 2006 ocupó el cargo de Directora de Admisibilidad en la Dirección General de Quejas y Orientación, de 2006 a 2010, en esa misma Dirección General, se desempeño como Directora de Admisibilidad e Información y Encargada del Sistema de Datos Personales, finalmente, a partir de enero de 2011, fue nombrada Directora Ejecutiva de Seguimiento.

Ha participado en la elaboración de diversos documentos en materia de Derechos Humanos e informes institucionales, en el Diagnóstico y Programa de Derechos Humanos.

Ha sido Maestra Adjunta en la materia de Derechos Humanos en la Facultad de Derecho de la Universidad la Salle, impartiendo la materia de Derechos Humanos.

En el 2011 organizó el Foro sobre Reparación del Daño en la CDHDF.

Curso las especialidades en Mujeres y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Impunidad y Justicia, Sistema Interamericano de Derechos Humanos y Litigio y Activismo en Derechos Humanos impartidas por la Academia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en la American University Washington College of Law y el Netherlands Institute of Human Rights

Diplomados: El Sistema Penitenciario Mexicano en la Universidad Pontificia y Criminalística de Campo en el Instituto Mexicano de Ciencias Periciales y Universidad Insurgentes.

También ha asistido a diversos cursos en materia de Derechos Humanos, Argumentación Jurídica, Criminalística, Ética Pública, Administración de Documentos y Gestión de Archivos, Transparencia y Acceso a la Información Pública y Ley de Protección de Datos Personales.

Síguela en Twitter: @monderh73