Inicio

La espera por los derechos humanos

En los últimos días, se han difundido una infinidad de artículos de opinión, análisis, y algunas cuantas evaluaciones con motivo del primer año de Enrique Peña al frente del gobierno de nuestro país, los principales temas han sido los económicos, educativos y en materia de seguridad, sin embargo, algunos de los grandes ausentes han sido aquellos que tienen que ver el respeto de los derechos humanos y la defensa de las garantías individuales, obligaciones de todo gobierno expresadas en el artículo primero de la Constitución Mexicana.

La obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos supone que las autoridades lleven a cabo una serie de acciones para ampliar su pleno ejercicio. Estas acciones siguen aún pendientes, pues a un año de la llegada del nuevo gobierno -y pese a lo que las autoridades han pretendido proyectar-, las desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, brutalidad policial, feminicidios y abusos contra las personas migrantes y defensores de los derechos, por mencionar algunas, continúan amparados en la impunidad y parecen no tener fin, tal como lo revela el más reciente informe de Amnistía Internacional.

Más todavía, en el marco del Examen Periódico Universal (EPU) de las Naciones Unidas, nuestro país fue examinado por la comunidad internacional y fueron emitidas un total de 176 recomendaciones en temas como: la falta de protección a periodistas y defensores de derechos humanos, violencia y discriminación contra las mujeres, fallas en los sistemas seguridad y justicia, y el reconocimiento de los tratados internacionales, entre otros. Dichas recomendaciones tienen el objetivo de atender la actual crisis en materia de derechos humanos que a todas luces se vive a nivel nacional, situación que hoy más que nunca es imposible seguir permitiendo.

Pero esto no es todo, la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) recientemente expresó su preocupación respecto a los nulos resultados del gobierno mexicano frente a las graves violaciones de derechos humanos ocurridas en los últimos años, y las cuales han quedado impunes. Se hace énfasis en los abusos cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad, la falta de respuesta a la crisis de desapariciones, la deficiente investigación de casos de abusos en el pasado, así como el riesgo que corren los periodistas y defensores de derechos humanos.

Queda claro entonces que a un año de la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia, el discurso de “hacer realidad los derechos humanos que la Constitución reconoce” es sólo eso, un discurso, la política de seguridad tampoco ha cambiado, durante su gestión se contabilizan ya más de 17 mil homicidios, y siguen a la alza los secuestros, los abusos contra migrantes, los feminicidios y la impunidad en el país, y vergonzosamente se siguen recibiendo observaciones internacionales en materia de violencia de género y contra defensores de derechos humanos y periodistas, el balance de la gestión peñista es negativo por donde se le quiera ver. No regresó un partido nuevo ni democrático, regresó el dinosaurio, regresó el partido autoritario, el partido que no entiende de derechos y los reta constantemente con las mañas construidas a lo largo de más de 70 años de gobierno.

enrva@yahoo.com.mx

Twitter: @enrva

Facebook: enrique.vargasanaya

Enrique Vargas Anaya

Nació el 19 de Julio de 1956 en el Distrito Federal.

Cursó la licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En su experiencia profesional aparecen diversos cargos como guionista de televisión para los programas Nosotros los Trabajadores y Semana Laboral, y colaborador en los periódicos El Nacional y La Jornada y jefe de redacción del Semanario Punto.

Dentro del ámbito profesional también desempeñó cargos como Director de Comunicación Social de la Fracción Parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados en 1991 y Director de Comunicación Social de la Fracción del PRD en la Asamblea de Representantes del Distrito Federal en 1994.

En 1995 fue Consejero Ciudadano en el órgano electoral en Azcapotzalco que eligió a los Consejeros Ciudadanos del Distrito Federal.

En 1996 fue electo Presidente del PRD en Azcapotzalco.

En 1998 fue nombrado Secretario Técnico de la Secretaría General del PRD en el Distrito Federal.

En el 2000 fue nombrado Subdirector de Apoyo a Procesos Electorales en el Gobierno del Distrito Federal.

Fue Diputado Local en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal en el periodo 2006-2009, donde presidió la Comisión de Hacienda, donde se autorizaban los montos de impuestos, pagos de derechos y otros ingresos del Gobierno del Distrito Federal.

Como legislador participó activamente en la discusión y aprobación de la Ley de Sociedades en Convivencia, la Despenalización del Aborto antes de las 12 semanas de gestación.

También gestionó que la Cámara de Diputados autorizara que se triplicaran los recursos del Fondo Metropolitano para obras urgentes en beneficio de los ciudadanos del DF y el Estado de México, también participó en las negociaciones para incrementar los recursos financieros para las 16 delegaciones del Distrito Federal.

Ex delegado en Azcapotzalco y candidato a presidente del PRD-DF.

También es presidente de la Asociación de Autoridades Locales de México A. C. (AALMAC) que agrupa a los alcaldes de izquierda en el país, cargo en el que ha impulsado la distribución equitativa de recursos a los municipios, la creación de un fondo general para la seguridad pública municipal, eliminar la exención de contribuciones locales para aeropuertos, CFE, Telmex, Pemex y autopistas.

Al frente de AALMAC es promotor de la reforma política en el Distrito Federal para dar autonomía financiera a las 16 delegaciones y a nivel nacional para fortalecer a los municipios que son la autoridad más cercana a la población.

Síguelo en Twitter: @ENRVA