Inicio

CDHDF acepta queja por contingencia ambiental

Mientras la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), golpea policías y mantiene “secuestrada” la Ciudad de México, sin que integre alguna indagatoria en su contra, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) abrió una queja de oficio por la contingencia ambiental, “para averiguar qué pasa y qué tanto impacto ha tenido esto con relación al cierre de los verificentros”.

Así lo informó la presidenta de ese organismo, Nashieli Ramírez Hernándeez, luego de participar en la presentación del estudio “Los combustibles y la calidad del aire en México”, donde reveló iniciará una investigación del caso, “donde las marchas registradas en los últimos días no tienen una relación directa”, dijo con displicencia, como si protegiera a los integrantes de la CNTE, igual como lo hace Morena.

La ombudsperson explicó que la queja tendrá dos niveles de análisis: uno, el riesgo del uso del etanol como oxigenante en las gasolinas; y dos, el impacto en derechos específicos, pues existen afectaciones indirectas al derecho a la vida, a la salud y a la integridad personal.

Recordó que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los niños son los más afectados en los escenarios de contingencias ambientales, al no permitirles su recreo, que es un tiempo de reposo con sentido pedagógico y el ausentarse de las escuelas.

“Esta sería la línea inicial a investigar, sin perjuicio de que más adelante se recalifique, amplíen las violaciones que estén, se determine qué tanto la autoridad tenía que haber hecho cosas para evitar la contingencia ambiental, y qué tanto compensa los efectos de decretar una contingencia, que viola un derecho humano”, comentó la funcionaria.

Además, sostuvo que los verificentros y la verificación vehicular, “no es lo único que se tiene que hacer, pues muchas veces está acción es reactiva hacia un fenómeno que tiene que ver con el tipo de gasolinas y el incremento del uso del automóvil. Si nosotros depositamos en éstos la calidad del aire de la ciudad o la disminución de ozono, nos estamos equivocando”, afirmó.

Asimismo, reconoció que, con la nueva verificación el parque vehicular podría crecer, “porque nada más haces una acción que no está incluida en una política pública integral”, aunque el alza en la gasolina ha favorecido, paradójicamente, una disminución en su uso.

Destacó que en el periodo de 2010 a 2016, la CDHDF documentó la presentación de 32 quejas por afectaciones a la calidad del aire, por el humo de incendios, quema clandestina de plástico o residuos sólidos, malos olores de rastros clandestinos o acumulación irregular de residuos.

Además, recibió 37 quejas por la implementación de medidas que significaron restricción de circulación o el cobro de impuestos, e interpusieron siete quejas colectivas con alrededor de mil 200 personas peticionarias en contra del transporte escolar obligatorio.

Con relación a los programas de verificación vehicular y el Hoy No Circula, informó que la CDHDF abrió cinco expedientes que conjuntaban a 900 personas, pero hasta ahora no ha emitido alguna recomendación, pues no tiene información precisa de lo que implican las contingencias, “y lo que hacemos es quejarnos de lo que consideramos una acción autoritaria de la autoridad”, sostuvo.

Sin embargo, enfatizó que la contaminación ambiental, “es una violación a los derechos humanos, que se agrava si no se adoptan medidas eficaces y oportunas para restablecer el equilibrio ecológico, y toca al Estado proteger, preservar y mejorar la calidad del aire”, dijo.

ShareThis