Inicio

Hablando claro

Un importante esfuerzo periodístico, sacó recientemente a la luz una realidad que ha existido en la administración pública por mucho tiempo: la sistemática ordeña de recursos del erario público a través de todo tipo de prácticas de corrupción.

Las hay desde quien sustrae paquetes de hojas para impresora porque aparte de ser servidor público, por fuera tiene una papelería y “así se ayuda”, hasta mecanismos verdaderamente sofisticados con estrategias corporativas específicas para desaparecer al final, con el dinero.

En el sector educativo por ejemplo, se desvían recursos a través de múltiples eventos magisteriales a los que asisten efectivamente docentes y expositores pero en número menor y diverso al que se paga a hoteles, restaurantes y todo tipo de proveedores de servicios. Las diferencias, se comparten en muchas ocasiones entre éstos últimos y los servidores públicos involucrados. Las prestaciones para lentes y aparatos ortopédicos en las diversas direcciones generales de la Secretaría de Educación Pública, se solicitan muchas veces por los trabajadores, a través de gestores sindicales que se quedan con una parte del recurso y le dan el resto a un servidor público que también, en muchas ocasiones, no requiere lentes y mucho menos, un aparato ortopédico. Administrativamente, todo se comprueba con documentos falsos. Recetas de hospitales públicos suscritas por médicos que no lo son y facturas falsas de casas de ortopedia y ópticas “patito”.

En el sector ambiental, los grandes grupos hoteleros, muchos de ellos empresas públicas, pregonan sus limpias prácticas corporativas y buen gobierno pero detrás de tal fachada, cuentan con previsiones económicas específicas para pagar las multas previamente acordadas con PROFEPA por depredar el mangle en el sureste. Hay casos, en los que ellos mismos se auto denuncian tras haber acordado ya, los montos de las sanciones económicas que por tal delito les corresponderá y aplicará la “autoridad”. Por fuera, los beneficios se prodigan de lo privado a lo público y viceversa. El otorgamiento de las concesiones de zona federal y las manifestaciones de impacto ambiental son otros dos temas que apestan.

El sector petrolero es un mundo aparte en materia de corrupción. Desde las adjudicaciones arregladas y parciales, el etiquetado de productos, la obra pública mal ejecutada, el juego discrecional que se daba a través del outsourcing, equipos que se pagan como nuevos cuando sólo fueron reparados, y eso, sin siquiera hablar de la ordeña de ductos para sustraer hidrocarburos que es claro que como actividad, cuenta con apoyo desde adentro de las instalaciones de PEMEX pues no siempre por el mismo ducto, fluyen los mismos productos. En este mismo sector como en toda la construcción, lo de las empresas fantasma tiene más de una década que ocurre o posiblemente, mucho más.

No quiero arruinar la semana del lector con mis recuentos pero es mi intención llamar su atención, sobre el hecho de que si esto es posible hacerlo hoy que en teoría hay más controles y más normas, significa que siempre se ha hecho. Máxime, en ese México en el que los pagos de la nómina de gobierno y muchas otras, se hacían en efectivo y los bonos, partidas secretas y demás cloacas, creadas ex profeso para enriquecerse, no eran ventiladas siquiera por conveniencia política, por la oposición.

Sólo de esa forma son explicables los cacicazgos de los gobernadores, los ranchos con presas, los caballos árabes, los autos exclusivos, palacetes y casas en Europa o Dubai, la vida de jet set, los lujos desmedidos y la fastuosidad insultante; y todo ello, en un país en el que cincuenta y tres millones de sus habitantes, vive en la pobreza.

Hoy simulan unos y otros, envolviéndose en la bandera de la transparencia, la verdad y otros recursos ideales muy desgastados en sus bocas; tener un auténtico interés republicano en el tema del nuevo Fiscal General de la República. ¡Patrañas!

Es cálculo e interés meramente político pues lo cierto es, que unos y otros evitaron y siguen evitando la designación del Fiscal Anticorrupción en violación a la reforma en la materia. Lo cierto es, que lo que no pague dividendos políticos, se posterga y desprecia; mucho más ahora que ha iniciado el proceso electoral. Confían en nuestra memoria porque bien saben, que no dura más de dos semanas y que el nuevo escándalo borrará al anterior. Confían en esa complicidad velada de nuestra parte que es callarse y aguantar.

Y Usted, … ¿es solución o es problema?

Mtro. Marcos Joel Perea Arellano

Abogado por el ITAM (Summa Cum Laude; 2001). Egresado del Colegio Alemán Alexander von Humboldt.

Diplomado en Parlamentos, Democracia e Integración, por la Organización de Estados Americanos (OEA), el ITAM, State University of New York y el Parlamento Centroamericano.

Mtro. en Ciencia Política por The University of Birmingham, Inglaterra (Becario de excelencia del Gobierno Británico bajo el esquema British Council Chevening Scholarships del 2002 al 2003 énfasis en políticas públicas sociales, diseño institucional, análisis político, teoría democrática, teorías de justicia e historia de las ideas).

Colaboró en la Secretaría de la Función Pública federal como Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007-2008); Director de Responsabilidades Zona Norte en la Secretaría de Educación Pública (2008-2009); Titular del Área de Quejas en la Secretaría de Educación Pública (2009-2010) y Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en el Instituto Mexicano del Petróleo (2010-2012).

Actividades Académicas. Ha impartido cátedra de Teoría Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el ITAM de derecho empresarial a nivel licenciatura. A nivel Posgrado, ha impartido el módulo de Procedimiento de Responsabilidades Administrativas en el Diplomado respectivo, tema respecto del cual, realiza investigación independiente y ha sido ponente en diversos foros federales y locales a invitación de instituciones públicas y privadas. Desde enero de 2015 es catedrático en la Universidad Anáhuac (Campus México Sur) de la asignatura de Evolución de los Sistemas Jurídicos.

Actualmente, es asesor jurídico-político del Consejero Electoral Lezama Barreda en el Instituto Electoral del D.F.; abogado litigante y consultor en derecho administrativo disciplinario, estrategias digitales de candidatos y vinculación ciudadana.

Síguelo en Twitter:@MJPereaA