Inicio

El juego de los números

Nada o poco cambia en el terreno de lo práctico cuando se trata de política. Desde la antigüedad y hasta que desaparezca la última comunidad humana se ha tratado y se tratará de lo mismo, del poder. Las perennes preguntas en torno al cómo distribuirlo, cómo ejercerlo y cuáles serán sus consecuencias.

En la carrera por mantenerlo y acrecerlo, los absurdos se suceden el uno al otro, como una víbora que se devora a sí misma por la cola aunque en ello le vaya la vida a aquellos sobre quienes se ejerce.

El llamado Frente Ciudadano, está coptado y armado por partidos que como por una iluminación divina, de manera súbita y arrepentidos por el cochinero que ellos mismos crearon, ahora resulta que se llaman ciudadanos y trabajarán por la gente, “por primera vez”, como la propia Alejandra Barrales lo menciona hasta en spots en burda y cínica confesión. Nos venden o pretenden vender la idea de que han cambiado y que son como nosotros, ciudadanos de a pie.

Los independientes por su parte, dependen de partidos, amarres, compromisos o dividen el voto útil tratando algunos, de jalar la atención de los partidos, buscando su respaldo. La izquierda morena se convulsiona, busca permanecer unida e intenta guardar aire porque sabe que aún falta mucho trecho por cubrir hasta la elección del próximo año.

Los tricolores mientras tanto, operan desde el poder y desfondaron ya el sistema de procuración de justicia en el cual sólo hay encargados de despacho o vacíos que serían injustificables en cualquier país razonablemente decente y de cara a una elección tan compleja como la que se avecina.

Todo es un juego de números a partir de ahora.

Números, que se cuentan o no, en apoyos guardados en una aplicación móvil que no sirve como debería o presenta problemas técnicos y en su defecto, en una nueva plataforma que promete resolver el problema de forma, mas no de fondo. La inviabilidad de los independientes para la candidatura presidencial es el problema que a estas alturas ya es mucho más que evidente.

Números, en la serie de encuestas, sondeos, estudios, escenarios de confrontación que en su variedad de colores y sabores, calientan un mercado que de por sí, ya arde. Todo, para generar percepciones y no ideas.

Percepciones de confrontación y verdadero debate constructivo para que el votante perciba que hay diferencias, que esta vez si es en serio y se es sensible a lo que ocurre, cuando la realidad es otra.

Ahora, nos venden visiones de futuro idílicas pasadas a través de coaliciones gubernativas que suenen bien o no, se vislumbran imposibles si desde el diseño de las vías para acordar las candidaturas, no se esbozan como dables los consensos o acuerdos mayoritarios necesarios. Coaliciones que por las propias personalidades de los diversos liderazgos políticos visibles, se presentan inviables, cargadas, sesgadas; y así, inestables.

A pesar de ello, nos requieren en sus números para seguir ahí, requieren que nos sentemos a jugar su juego macabro en el que aunque presuntamente, somos un pueblo soberano en la narrativa oficial constitucional; en realidad no podemos cambiar nuestra forma de gobierno porque no podemos siquiera debatir o cuestionar lo electoral a la luz de la fracción VIII del artículo 35 constitucional. Así, sólo somos números que sumamos sin poderles restar. Por eso ellos a diferencia de nosotros, no se desencantan de la democracia y no lo harán jamás.

A pesar de nuestro hartazgo, nos pusieron el candado ahí.

Mtro. Marcos Joel Perea Arellano

Abogado por el ITAM (Summa Cum Laude; 2001). Egresado del Colegio Alemán Alexander von Humboldt.

Diplomado en Parlamentos, Democracia e Integración, por la Organización de Estados Americanos (OEA), el ITAM, State University of New York y el Parlamento Centroamericano.

Mtro. en Ciencia Política por The University of Birmingham, Inglaterra (Becario de excelencia del Gobierno Británico bajo el esquema British Council Chevening Scholarships del 2002 al 2003 énfasis en políticas públicas sociales, diseño institucional, análisis político, teoría democrática, teorías de justicia e historia de las ideas).

Colaboró en la Secretaría de la Función Pública federal como Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2007-2008); Director de Responsabilidades Zona Norte en la Secretaría de Educación Pública (2008-2009); Titular del Área de Quejas en la Secretaría de Educación Pública (2009-2010) y Titular de las Áreas de Responsabilidades y Quejas en el Instituto Mexicano del Petróleo (2010-2012).

Actividades Académicas. Ha impartido cátedra de Teoría Política en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el ITAM de derecho empresarial a nivel licenciatura. A nivel Posgrado, ha impartido el módulo de Procedimiento de Responsabilidades Administrativas en el Diplomado respectivo, tema respecto del cual, realiza investigación independiente y ha sido ponente en diversos foros federales y locales a invitación de instituciones públicas y privadas. Desde enero de 2015 es catedrático en la Universidad Anáhuac (Campus México Sur) de la asignatura de Evolución de los Sistemas Jurídicos.

Actualmente, es asesor jurídico-político del Consejero Electoral Lezama Barreda en el Instituto Electoral del D.F.; abogado litigante y consultor en derecho administrativo disciplinario, estrategias digitales de candidatos y vinculación ciudadana.

Síguelo en Twitter:@MJPereaA