Inicio

El nuevo golpe fiscal

En un contexto de desaceleración de la economía nacional, bajas expectativas de crecimiento –1.8% para 2013-, incapacidad para generar empleos y con uno de los sistemas fiscales más ineficientes en América Latina, el pasado jueves, en la Cámara de Diputados se aprobó la reforma hacendaria propuesta por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Dicha reforma representa un duro golpe a la economía no sólo de la población de escasos recursos, sino que afecta en mayor medida a la clase media ya cautiva, que es la que finalmente pagará el aumento en los impuestos.

Recordemos que en nuestro país, los ingresos generados por impuestos equivalen aproximadamente al 18 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, lo cual nos ubica en el último lugar de los países de la OCDE, donde el promedio de recaudación es del 34 por ciento. Asimismo, el sistema fiscal mexicano deja de recaudar cerca del 6 por ciento del PIB debido a las exenciones y privilegios que benefician a los que más tienen y que representan una renuncia tributaria de alrededor de unos 600 mil millones de pesos según cálculos de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Es evidente que la actual reforma lejos de generar un equilibrio, es regresiva, ya que continúa protegiendo los privilegios fiscales, y sigue basándose en el cobro de más impuestos a las personas que trabajan dentro de la cada vez más disminuida economía formal, una reforma que sólo se centra en la recaudación sin una evaluación previa de los gastos del Gobierno, por poner ejemplo; mientras que en 12 años (2000-2012) el gasto público se ha incrementado a una tasa promedio anual del 5 por ciento, el crecimiento de la economía ha estado muy por debajo.

Con su aprobación también hay una afectación directa a las micro y pequeñas empresas, debido a que ahora se les quita la posibilidad de pagar al fisco a partir de una cuota fija, y se les aplicará el mismo criterio que a una empresa mediana y grande, lo que quiere decir, que hasta una miscelánea va a estar reportando al erario de acuerdo a sus ingresos. Hay muchos negocios que son de sobrevivencia, que son autoempleo y que las nuevas disposiciones aprobadas por los diputados implicarán muy probablemente un cierre masivo de empresas o de pequeños negocios, lo que en el corto plazo generará un aumento de la informalidad.

De lo anterior, y ante la posición de esos legisladores de “izquierda” que apoyaron la aprobación de la reforma, es necesario que rindan cuentas ante la ciudadanía y ante la Comisión Política Nacional de nuestro partido, la cual, deberá generar las condiciones para garantizar que los legisladores actúen con congruencia y tomen en cuenta el sentir de los ciudadanos oponiéndose a la otra parte de la reforma fiscal, incluida en el “paquete” del Pacto por México: la reforma energética. Por último, exhorto a los senadores de la República a enmendarles la plana a los diputados para que no se castigue más la economía de los mexicanos. Ahí hay una posición muy concreta de algunos senadores en el sentido de reconstruir un sistema fiscal equilibrado que verdaderamente redistribuya el ingreso y reduzca las desigualdades.

enrva@yahoo.com.mx / Twitter: @enrva / Facebook: enrique.vargasanaya

Enrique Vargas Anaya

Nació el 19 de Julio de 1956 en el Distrito Federal.

Cursó la licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En su experiencia profesional aparecen diversos cargos como guionista de televisión para los programas Nosotros los Trabajadores y Semana Laboral, y colaborador en los periódicos El Nacional y La Jornada y jefe de redacción del Semanario Punto.

Dentro del ámbito profesional también desempeñó cargos como Director de Comunicación Social de la Fracción Parlamentaria del PRD en la Cámara de Diputados en 1991 y Director de Comunicación Social de la Fracción del PRD en la Asamblea de Representantes del Distrito Federal en 1994.

En 1995 fue Consejero Ciudadano en el órgano electoral en Azcapotzalco que eligió a los Consejeros Ciudadanos del Distrito Federal.

En 1996 fue electo Presidente del PRD en Azcapotzalco.

En 1998 fue nombrado Secretario Técnico de la Secretaría General del PRD en el Distrito Federal.

En el 2000 fue nombrado Subdirector de Apoyo a Procesos Electorales en el Gobierno del Distrito Federal.

Fue Diputado Local en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal en el periodo 2006-2009, donde presidió la Comisión de Hacienda, donde se autorizaban los montos de impuestos, pagos de derechos y otros ingresos del Gobierno del Distrito Federal.

Como legislador participó activamente en la discusión y aprobación de la Ley de Sociedades en Convivencia, la Despenalización del Aborto antes de las 12 semanas de gestación.

También gestionó que la Cámara de Diputados autorizara que se triplicaran los recursos del Fondo Metropolitano para obras urgentes en beneficio de los ciudadanos del DF y el Estado de México, también participó en las negociaciones para incrementar los recursos financieros para las 16 delegaciones del Distrito Federal.

Ex delegado en Azcapotzalco y candidato a presidente del PRD-DF.

También es presidente de la Asociación de Autoridades Locales de México A. C. (AALMAC) que agrupa a los alcaldes de izquierda en el país, cargo en el que ha impulsado la distribución equitativa de recursos a los municipios, la creación de un fondo general para la seguridad pública municipal, eliminar la exención de contribuciones locales para aeropuertos, CFE, Telmex, Pemex y autopistas.

Al frente de AALMAC es promotor de la reforma política en el Distrito Federal para dar autonomía financiera a las 16 delegaciones y a nivel nacional para fortalecer a los municipios que son la autoridad más cercana a la población.

Síguelo en Twitter: @ENRVA